Colaboración por Antonieta Pérez
Creo que los límites nos los ponemos nosotros y los miedos son nuestra mejor fortaleza. Soy mi mejor amiga y mi peor enemiga. Directa, clara y siempre con una sonrisa.

A veces hay sentimientos confusos que es mejor callar. 

Creo que a todas nos ha pasado en algún momento que nos fijamos en un amigo. A veces lo aceptamos y otras nos negamos a darnos cuenta. A mi me pasó por primera vez en mi vida el negarme a aceptar lo que estaba sintiendo.

Siempre he sido una mujer clara y directa, me considero una persona transparente en ciertos aspectos, no confío mucho en todos pero al mismo tiempo hay aspectos en los que soy demasiado confiada.

Empecé a tener confianza en alguien y con el tiempo me di cuenta de que me llamaba mucho la atención, pero no quería aceptarlo las siguientes razones:

Captura-de-pantalla-2015-08-17-a-las-17.50.09

@lovelsnevereversimple69

1. Tengo poco de haber terminado con quien creí era el amor de mi vida

2. Mis prioridades cambiaron respecto a mi vida, una relación nueva pasa a ser lo último en mi lista

3. Tengo tantos sueños que cumplir antes de pensar en alguien

4. He tenido muchas invitaciones a salir de parte de diferentes personas

5. Me invade el miedo de pensar en tener una relación con alguien de nuevo

Captura-de-pantalla-2015-08-17-a-las-17.49.58

@michelaper

Pero entonces, de pronto me sorprendo recordándolo en las tardes o antes de dormir. Dos semanas enteras sin saber qué significaba y decidí buscar respuestas, las que fueron muy claras. Lo que yo creía solo era una amistad de mi parte se convirtió en una admiración y gusto, pero es solo eso pues no estoy en mi plan de conquistar a nadie, ya que por desgracia o fortuna mía estoy acostumbrada a ser conquistada y no a lo contrario.

Puedo aceptar que veo en él a un ser humano muy valioso, inteligente, divertido, bueno, sincero, sencillo, trabajador, responsable, servicial y muchas cualidades más, pero realmente no busco más que seguir siendo su amiga.

A veces las confesiones se pueden confundir y me queda claro que cuando tu amigo empieza a gustarte lo único que creo debes hacer es quedarte en silencio.