Colaboración por Audry Carruyo
Una mujer soñadora y amante de la vida, buscando dejar una huella en el mundo.

Solemos adaptarnos a aquello que nos causa daño hasta tal punto que lo volvemos parte de nuestra vida cotidiana.

¿Cuántas veces te has cuestionado si estás haciendo lo correcto siguiendo con tu pareja? Seguramente has pensado que algo debe ir mal en ti, ya que en múltiples oportunidades deseas poner un punto final a la historia, pero por más que tratas no sabes cómo hacerlo o terminas por perder la fortaleza en el camino pensando que tal vez las cosas van a cambiar. Si te sientes identificada, esto quiere decir que quizás eres adicta a tu pareja. 

Empecemos por definir que es una adicción: “La adicción es una enfermedad de carácter crónico que se desarrolla gradualmente permitiendo a la persona que la padece ir realizando ajustes momentáneos a la enfermedad y volviéndolos capaces de continuar funcionando aún enfermos”. Es decir, solemos adaptarnos a aquello que nos causa daño hasta tal punto que lo volvemos parte de nuestra vida cotidiana sin darnos cuenta de que es una enfermedad, y puede sonar un tanto fuerte el término enfermedad, pero si lo cuestionamos, ¿estar en una relación que nos hace daño es estar enfermos? Tristemente sí lo es, debido a que nos estamos poniendo en riesgo, y el riesgo suele ser tanto físico como emocional en donde poco a poco vamos deteriorándonos y cayendo en un círculo vicioso del cual pensamos que nunca podremos huir y en muchas ocasiones suele ser así atrapándonos en una vida de infelicidad que poco a poco va destruyéndonos emocionalmente.  

Ahora bien, ¿Cómo identificamos si estamos en una relación adictiva o dependiente? El rasgo principal de la conducta adictiva es su capacidad para generar en la persona adicta la sensación de bienestar y gratificación inmediata, seguido a esto viene el característico sentimiento de culpa, arrepentimiento y esa amarga sensación de que no estamos en donde deberíamos estar. Si esto te ha pasado, estás en una relación tóxica. 

Debes estar preguntándote ahora que ya estas consciente que estas en una relación adictiva, ¿qué debo hacer? Primero debes empezar por reconocerlo y aceptarlo para poder salir de ello de la mejor manera posible. Muchos psicólogos encuentran que la clave para salir de una relación adictiva es la autoestima y la autovaloración, por lo cual debes empezar a valorarte a ti mismo y darte cuenta de tus virtudes y que realmente mereces algo mejor. Cuando comiences a creerlo verás que es posible que lo logres. De igual forma, es recomendable que cortes en la medida de lo posible todos los vínculos que tengas con esa persona para que así puedas recuperarte pronto, recuerda que si para ti es difícil este proceso y necesitas ayuda profesional puedes acudir a un psicólogo que te ayude en este cambio, luego que todo esto pase verás y notarás cambios positivos en tu vida.

Recuerda siempre que tú felicidad únicamente depende de ti.