Colaboración por Lorena Romo
Escribo cuando el corazón se me sale por la yema de los dedos. Supongo que soy una sensible, pero el mundo está para sentirlo. Blog

El amor es mucho más sencillo que eso.

El amor es uno de los tópicos de la literatura. Y de la cultura en general. Las películas de Hollywood, las canciones de pop melódico han influido en que la sociedad piense, equivocadamente, que el amor es sólo para unos cuántos afortunados. Yo no creo que eso sea así.

El amor es ese sentimiento que nos conecta como sociedad humana. El amor no es sólo un sentimiento, sino que son muchos a la vez. El amor está, en la mayoría de los casos, socialmente aceptado como las relaciones de pareja, pero yo creo que es algo mucho más vital que eso. El amor es el que nos mueve a actuar -la mayoría de las veces-. El amor es esa sensación de apego, pasión, dedicación, devoción, amistad, confianza, lealtad. El amor es desvivirse. O estar dispuesto a ello. El amor es eso que sientes cuando ves a tu familia reunida en navidad, abriendo sus regalos o calentándose las manos bajo una manta mientras ven una película el domingo por la noche. El amor es que te reciba tu perro cuando llegas a casa, demostrándote que te ha echado de menos. El amor es sentirte acogido, sentirte en casa. El amor es sinónimo de hogar. Quieras o no, siempre acabarás volviendo a él. El amor es un sentimiento múltiple: puedes sentir amor por personas, por cosas, por momentos, por ciudades, por días de lluvia, por una vocación. El amor mueve montañas. Y sí, es un tópico, pero, dime ¿qué es lo que te hace levantarte y motivarte a hacer algo? ¿Acaso no sientes amor por aquello que te hace sonreír?

El amor es mucho más sencillo de lo que algunas personas creen. Al fin y al cabo, somos humanos. Y eso forma parte de nuestra condición. Queramos o no. El error está en pensar que amar es sólo encontrar novio. Hay que entender la diferencia entre amor y enamorarse. Bajo mi punto de vista, el amor se puede encontrar en muchos lugares, incluido dentro de ti. Si pensáramos que el amor es sólo querer a una persona en concreto, estaríamos siendo unos egoístas. Y yo creo que el amor es un sentimiento lo suficientemente generoso como para saber ver más allá. Sólo tienes que abrirte. No tengas miedo, porque el temor es el que cierra los corazones. Amar incluye sufrir, pero ¿sabes qué? Eso significa que estás vivo. No te aísles, que para algo naciste en un mundo y en un cuerpo que te da la oportunidad de sentir la más grandiosa sensación del universo. Esa que te llena por dentro y te abraza las entrañas. Esa que te hace tener un motivo para levantarte cada mañana y superarte con cada expiración. Como dice Paulo Colho en El Alquimista: “Cuando amamos, siempre deseamos ser mejor de lo que somos”. Porque puedes ser mejor de lo que eres, y puedes dar lo mejor de ti. Sea lo que sea lo que ames.