Y fue el peor error de mi vida; lo dejé todo, por nada. 

Si tienes una buena familia, que te lo da todo o al menos no te hace falta nada, agradécele por eso y ámala como a nadie. Trata de no fallarle y de siempre permanece con ella a pesar de las adversidades. 

Sí, a veces puede ser un poco molestosa o así lo vemos, pero en realidad sólo trata de darnos lo mejor y de evitar que cometamos los mismo errores que en algún momento ellos cometieron. Si tu familia no te deja estar con el chico que te gusta, confía en que lo hace por tu bien. Por más desagradable que eso sea, luego se te pasará y verás que tenían razón. Pero jamás, JAMÁS, olvides tu hogar para irte con alguien que no sea tu propia familia; no cambies el amor más real que existe por un capricho de un rato. Quizás tu familia se llene de tanto disgusto que ni siquiera te llame, quizás pasarás los peores meses de tu vida, quizás querrás salir corriendo, pero sabes que como fallaste a tu familia ya no tienes a donde ir y te tocará seguir viviendo la vida miserable que elegiste.

large-1

@sandra_gajarova

Y es que quizás tu nuevo hogar no sea del todo malo, pues al fin de cuentas estás viviendo con «el amor de tu vida», sin embargo no se comparará con vivir con tu familia o tenerlos cerca de alguna forma u otra. Porque quizás en la casa de tu pareja te «aconsejen», pero jamás lo harán como lo haría tu familia. O quizás quieras verlos un día y abrazarlos y pasar tiempo con ellos, como lo hacías antes, pero ya no podrás hacerlos porque ya es muy tarde.

Y va a llegar un punto en el que querrás contactarlos pero ellos ya no estarán ahí, y te darás cuenta de que los has dejado todo, por nada. Te costará bastante conseguir que tu familia sea la misma de antes contigo. Quizás te perdonen pero jamás olvidarán y hasta sentirás que ya no perteneces ahí. 

large-2

@sandra_gajarova

Por eso, escucha a los que te aman. Si hablan, es porque tienen algo que decir. Te puede pasar que como yo, termines con alguien que te promete mucho y te demuestra poco. Cuando te quieras ir a vivir con tu pareja, asegúrate de que esa persona tenga un lugar estable para los dos (sólo ustedes) y que pueda darte todo lo que te mereces porque de «amor» nada más no se puede vivir. Asegúrate de que sean un equipo, y siempre sea un «nosotros» no un «tú» ni un «yo». Y asegúrate de no alejarte de tu familia, porque a la larga ellos son los únicos que siempre estarán ahí para ti.