Me derrito en serio.

Días después de conocer a Salva, Neus le escribió una poderosa carta de amor al que en un futuro sería su marido. 4 años después, él se encargó de hacer realidad cada palabra que ella relataba en aquella carta, y pedirle matrimonio de la manera más especial, convirtiendo este en el mejor día de su vida. 

Así, Salva, el novio, decidió hacer la petición más jugada de todos los tiempos. Estuvo meses preparando un video para pedirle la mano, pero necesitaba un lugar mágico para enseñárselo. Cuando por fin consiguió el lugar perfecto, los organizadores se pusieron manos a la obra. Tras meses de preparativos así resultó el gran día:

Neus es veterinaria, ama los animales y trabaja en una clínica. Su jefe y sus compañeros de trabajo fueron los cómplices para sorprenderla a primera hora de la mañana en su día libre. Su jefe la llamó porque supuestamente había una urgencia de un perrito que debía atender ella, por lo que llegó apresuradamente y en pocos minutos se encontró en su consulta un perrito gigante de peluche con un mensaje para ella: prepararse para la noche más especial de su vida, acompañado de un desayuno muy dulce repleto de instrucciones que debía seguir para poder recibir su sorpresa…

Su jefe (el cómplice) la llamó para atender una urgencia y Neus se encontró con la primera sorpresa

A la hora citada, una limusina la esperaba en la puerta de su casa para llevarla al lugar de la cita

De camino y con los ojos vendados escuchó la voz de su novio leyendo la carta que ella le había escrito cuatro años antes contándole un sueño que había tenido. Sin saber que ese sueño estaba a punto de hacerse realidad… 

La carta decía:

Esta noche he tenido un sueño, un sueño muy bonito. Todo empieza una noche maravillosa, las estrellas brillan en el cielo, estoy sola, todo está en silencio, pero no tiengo miedo.

Siento que mi corazión se acelera y sé que algo está a punto de pasar. Siento una fuerza, algo que me invita a caminar. Hay un camino, y al final te veo… eres tú. Y comprendo que eres la fuerza… la cara se me ilumina y veo tu sonrisa, esa carita que no puedo dejar de mirar.

Empiezo a recorrer el camino sin saber dónde me llevará. Yo sólo sé que la felicidad indica mi corazón, y sólo quiero empezar a caminar, llegar al final del camino donde tú me esperas y darte la mano. Quedarme para siempre contigo y decirte que me has cambiado la vida, que desde que tú estás todo tiene un sentido.

En mi sueño estoy llorando de alegría y no puedo dejar de darte las gracias, y me abrazas muy fuerte, me siento protegida. Te pido que te quedes conmigo… que ilumines mi vida con tu luz porque eres el sol que brilla en mi vida.

Se hace de día y empiezo a despertar pero rezo muy fuerte y le pido a Dios que el sueño continúe, que no termine nunca, poder disfrutar por siempre de este regalo que me ha dado la vida.

Por siempre tú y yo,

Con cariño,

Neus

Un camino muy largo y al final del camino… ÉL

Donde finalmente le pidió la mano

Si quieres ver la petición completa, aquí está el video: