Deberían elogiar el esfuerzo y no el talento.

Si eres de los que entran a la sala de clases y te encuentras con alumnos distraídos, conversadores, con audífonos y celulares imposibles de despegar de sus cuerpos, estás en el lugar indicado. Existen una serie de técnicas promovidas por el libro Teach Like a Champion que te ayudarán a manejar cursos grandes o revoltosos. Fundaciones como Impulso Docente ya las están aplicando en distintos países de Latinoamérica obteniendo resultados satisfactorios.

1. Consigue que tu clase esté concentrada y atenta a tus lecciones el 100% del tiempo interactuando constantemente con ellos y monitoreándolos de manera permanente.

2. Asegúrate de que la tarea ha sido entendida por los alumnos, no sólo escuchada, para que así sepan qué hacer.

3. Usa un lenguaje firme, claro y conciso.

4. Actúa y corrige a los alumnos de forma positiva.

5. Elogia el esfuerzo y no el talento.

6. Incentiva a los alumnos a repetir las tareas si no están bien realizadas para lograr la excelencia. ¡Sabes que lo pueden hacer mejor!

7. A la hora de preguntar solicita razonamientos y no sólo respuestas vagas para promover los conocimientos.

8. Evita la monotonía a través de los juegos, el humor y las sorpresas.

9. Promueve la participación preguntando a varios alumnos a la vez y así mantenerlos atentos.

10. Calcula un tiempo de espera cuando lances una pregunta y evitarás respuestas impulsivas. Así obtendrás respuestas más reflexivas y le darás la oportunidad a más alumnos para participar.