Colaboración por Julieta Requena
Extrovertida y amante de la música.

Siempre soy yo la que sufre.

Me pregunto por qué siempre soy la que sale lastimada hasta con esa persona que creí que nunca sería capaz de hacerme daño. Y es que siempre soy la que da las segundas oportunidades y la tonta que se cree todas las mentiras. Soy yo la que aceptó ser la otra cuando en realidad quería ser la única. También soy yo la que eligió quedarse callada en vez de decir sus inquietudes. Soy yo la que se banca estupideces. Soy yo la que acepta que me quieras de a ratos. Soy yo la que siempre está ahí. Soy yo la que aceptó decir que somos amigos y en realidad sentir de todo por dentro. Soy yo la que deja que me des esos besos a escondidas.

Pero también soy yo la que te ama más que a nadie. Soy yo la que está todo el día esperando ver un mensaje tuyo. Soy yo la que espera que te vayas para llorar porque no quiero preocuparte y mucho menos que sepas que estoy mal.

Porque puedo decir que estoy bien pero la verdad no lo estoy. Estoy destrozada por así decirlo. Porque me duele, y demasiado, saber que a ella le dices las mismas cosas que a mí. Saber que en este momento ella puede estar acostada sobre tu hombro como yo lo estuve. Saber que a ella le dices te amo. Saber que le entregas gran parte de tu tiempo.

Me siento tan estúpida, porque soy yo la que deja que me confundas, soy yo la que permite esos besos a escondidas. Y no tendría que permitir nada de eso, porque yo no tengo por qué soportar ser tu “otra” y mantener la etiqueta de “amigos” solamente porque no sabes lo que quieres.

Me cansé de tus idas y vueltas…