Colaboración por Don Gato
Odia todo y a todos. Vive para exigirle mimos a su dueño y para ver películas o series. Hace críticas y se cree mejor que cualquiera.

La atípica propuesta presentada en Cannes salvó gracias a la actuación del ex vampiro.

Connie Nikas es un perdedor oportunista que pese a la escabrosas situaciones en las que se mete, consigue seguir adelante una y otra vez manipulando a todo quien se le cruce por delante para lograrlo, incluso a su novia, a una niña y a su hermano que sufre una discapacidad mental. Connie es el frenético y sudoroso cabezilla de “Good Time”, el atrapante thriller que le ha dado un vuelco a la carrera de Robert Pattinson.

A24

La cinta dirigida por Ben y Josh Safdie (cineastas poco conocidos en la industra) comienza con los hermanos Connie (Robert Pattinson) y Nick Nikas (Ben Safdie) haciendo un desprolijo asalto a un banco. Los hermanos intentan escapar cada uno por su lado hasta que Nick, que tiene una fuerte discapacidad mental, es atrapado por la policía. En ese momento es cuando el filme empieza a correr y no para más hasta el final.

A24

La detonante escena impulsa a Connie a introducirse en una intensa travesía para sacar a su hermano desvalido de la cárcel. El egoísta personaje de Pattinson, intenta estafar a su pseudo novia, se aprovecha de una mujer inmigrante que lo ayuda desinteresadamente y usa a una chica  adolescente en el camino.

A24

Este intenso thriller te agarra y no te suelta más, siguiendo a un personaje que bordea la psicopatía,  con sonidos inquietantes, cámaras inestables y, a ratos excesivos primeros planos, que molestan, pero cumplen con el objetivo de mantener al público en un estado de ansiedad constante (en serio sáquenme la cara de Pattinson de encima).

A24

Pese a que la historia nos da pocas razones para empatizar con Connie, ya que no nos muestra su pasado o el por qué actúa de esa forma, terminamos estando de su parte e incluso alentándolo en cada momento. Hasta cuando le da media botella de LSD a un hombre desmayado por sus golpes. Todo gracias al magnetismo de Robert Pattinson. (Bien ahí ex vampiro).


A24

El actor realmente se convierte en esta oscura persona con sus agudas miradas, su angustia y sus penosos y frustrados esfuerzos por hacer las cosas “bien” (en serio, alguien enséñele cómo se hace). Y su actuación es merecedora de un aplauso (sí, nunca pensé que dijera esto).

A24

“Good Time” es una propuesta diferente atípica en Hollywood. Sin embargo, a pesar de ser muy entretenida e hipnotizante, es justo y necesario mencionar esa débil narrativa, que queda fácilmente enterrada por las constantes escenas dinámicas, la fuerte caracterización de Pattinson y la estética ochentera repleta de neón.


A24

En “Good Time”, los personajes están lejos de estar pasándola bien, tal vez por eso el título irónico, que de paso resume la experiencia del espectador. Porque con su continuo suspenso y sus fuertes  caracterizaciones,“Good Time” te permite pasar un buen rato, pero no te entrega más que eso, entretenimiento banal. No toca ninguna fibra sensible ni mucho menos te deja una reflexión de vida o muerte.

Si la vas a ver, es bajo tu propia responsabilidad.