Colaboración por Efraín Ruíz
Estudiante de último año de bachillerato. Gracias a la resiliencia he superado la muerte de mi madre y la ausencia de mi padre. Busco diariamente ser una mejor persona y gusto mucho de ayudar a quienes puedo. Soy músico, escritor y matemático por felicidad.

Aunque fuiste mi mayor problema, también fuiste mi mejor ayuda.

Recuerdo conocerte en el mejor de los momentos, había viento, había frescura en el ambiente, el sol salía más brillante que de costumbre. Estaba sentado mirando el agua, cuando llegaste, era como si mi felicidad fuera a expandirse. Pasaron los días, tus palabras dichas y escritas eran como el dulce aroma a café que disfruto tanto, quería agradecer al cielo y a todo lo que me rodeaba por haberte puesto en mi camino, quería compartirle un poco de mi felicidad al mundo entero por tenerte y disfrutar de ti.

Captura-de-pantalla-2015-09-14-a-las-16.46.50

itzel_castellanos

Debo admitir que fuiste demasiado importante independientemente del tiempo que llevábamos, que no sé tú, lo sentí como décadas. Llegó un día, en el que no hablamos; me sentí solo y anodado, no sabía nada de ti, no dijiste nada, te fuiste incluso sin despedirte. Ten paciencia, pensé entre mis voces, tal vez había un contratiempo o algo que te hiciera desaparecer por ahí, sin embargo, no dejaba de comerme la intriga. Las muchas horas que pasábamos platicando se fueron consumiendo, sin extinguirse, dime, qQué puede doler más que un fuego sobre la piel que no se apaga?

large-2

@itzel_castellanos

Buscaba la manera de concentrarme en otras cosas, de pensar en todo menos en lo que pudimos ser. Alguna vez al estar tan feliz, algún pensamiento mío me decía: “Cuidado, algo está mal”, pero eran mis mismas esperanzas de estar contigo las que hacían ignorar cualquier cosa que me alejara de ti. ¿Sabes por qué? Porque te quería, te quería demasiado aquí y ahora. Eras de mis prioridades, pero yo no de las tuyas, me di cuenta muy rápido, no lo aceptaba, sabía muy en el fondo que yo haría lo imposible porque me quisieras, te conquistaría, sentiría tu calor un rato, pero, ¿a qué precio? Eran otras palabras que tenías por ahí en tu mundo de arte, expresaban cosas que era para una persona que querías, me sentiría bien si fueran para mí y de amor, sin embargo, eran de dejar ir alguien, sufrir por él

Captura-de-pantalla-2015-09-14-a-las-16.48.49

@itzel_castellanos

¿Cómo pude haber sido yo si nunca me tuviste? Es por este mismo querer que tenía más paciencia, me comportaba más pacíficamente, siempre exigía mucho, fuiste la excepción. No vale la pena dar una excepción así, no sé si te hayas dado cuenta pero en todo lo que llevo escrito, eres lo único de lo que hablo, así que ¿dónde quedo yo? Mi brutal sentimiento hacia ti y no dejarte escapar dejó al lado mi importancia como humano, mi importancia para mí. Todas las noches te recordaba sin cesar que aunque no nos viéramos te quería, pero yo me veía a mí mismo todos los días y nunca pude decírmelo.

Captura-de-pantalla-2015-09-14-a-las-16.48.34

@itzel_castellanos

Tal vez estuve en un error en dejarme a un lado, admito que me sentí muy mal, no por ti, sino por mí. Una vez que entendí mi importancia, decidí darme un poco más de respeto, volver a darme importancia como antes, incluso, más que antes, porque aunque eres humano con demasiadas cualidades, también lo soy yo, pero con un corazón más noble. Me has dejado aprender mucho de ti y de esta experiencia que ya no me carcome el alma, dejaste descansar en paz mis pensamientos y dudas acerca de si me querías o no, suelo ser afortunado a veces por salir de estas situaciones solo, pero en esta, aunque fuiste mi mayor problema, también fuiste mi mejor ayuda. Sí, ayuda, porque no quiero a alguien que me haga sentir así de nuevo, porque para la próxima habrá alguien mejor que tú, para un mejor yo.