Colaboración por Larissa Alvarado
Estudiante de ciencias del lenguaje. Amante de la escritura. Romántica, detallista. Amante de la naturaleza.

Tomé las riendas, me di valor y salí adelante, porque alguien tenía que hacerlo… y ese alguien era yo

Creí que esto sería algo pasajero, el estar contigo, compartir momentos maravillosos a tu lado, reír, bromear, decir tonterías, tener momentos serios, tener aquellas conversaciones que duraban horas en la noche y esos mensajes que teníamos durante todo el día y todavía, sentíamos que era insuficiente.

¿Qué pasó? No lo sé. De un día para otro decidiste alejarte, sin motivo. No he logrado comprender por qué fue así.

Ahora estoy segura de que son meses sin verte, meses sin hablar. Sé que yo tomé la decisión de no querer saber de ti. Pero entiéndeme, te alejaste, sin una razón. Nunca me supiste responder, ¿por qué seguir esperando a esa persona? Sí sé que fuiste y fuimos cobardes al no querer saber la respuesta.

large-3
@pulpfictionuse

He decidido no retroceder, no querer estar en aquella época, no quiero detenerme. Seguí esperando una respuesta, pero nunca estuviste dispuesto a seguir, algo que nunca terminó correctamente.

Fue magnífico poder reconocer esto: “sentía que el tiempo se detenía por unos segundos y solo estábamos tú y yo en el mundo. Y ahí me di cuenta de que me había enamorado” y confirmar que así sentía cuando estabas conmigo. Pero llegó el momento de terminar algo que nunca tuvo una explicación.

Sé que muchas veces no necesitamos palabras o acciones para terminar algo. Pero ni tú, ni yo, estuvimos dispuestos a saber qué fue. Sólo te alejaste y yo marqué ese espacio entre los dos. Pero ahora estoy tranquila, puedo disfrutar mi espacio, mis momentos, mis días, mi vida, no digo que contigo no lo hice, pero ahora, puedo ver todo lo que fuimos, desde otro punto.

Captura-de-pantalla-2015-10-22-a-las-17.24.00
@fictionpulpeuse

Solo queda una cosa por decirte. Conocerte fue una de las casualidades más raras de mi vida, y muy linda. Todos mis tropiezos y mis errores me han enseñado mucho, y me han hecho llegar a saber perfectamente lo que me gusta.

Y aprendí que, debo concentrarme en mi interior. Sentir mis emociones y escuchar cada latido de mi corazón. A ti, te agradezco por haber sido ese alguien mi vida, pero todo eso, son ahora ecos de amor.

Tomé las riendas, me di valor y salí adelante, porque alguien tenía que hacerlo… y ese alguien era yo.