Colaboración por Alberto Carpio
Estudiante de psicología. Lector de mentes y de miradas.

Pero tus besos son de otro, tus ojos lloran por otro

Ya son cuatro años en los que te tengo a mi lado, pero no de la forma en la que quiero. En mi cabeza tengo muy claro todas y cada una de las palabras que debería decirte, pero cuando te tengo delante digo todo lo contrario. Nunca me he atrevido a decir lo que siento, es demasiado doloroso. Duele el saber que mientras pienso en ti tú estás pensando en él. Duele escucharte todas las noches, que me cuentes que estás mal con él y que yo te anime cuando estás triste por su culpa. Duele saber que él te hace sonreír y te hace llorar, y que yo sólo soy tu paño de lágrimas, que sólo cuentas conmigo cuando estás mal. Duele darte sólo dos besos cuando te saludo, cuando yo sólo quiero abrazarte y no soltarte nunca. Agarrarte tan fuerte que pueda sentir el latido de tu corazón, saber que está latiendo de amor y saber que yo soy la causa. Odio cuando le miras con ojos de enamorada, porque en ese momento yo te estoy mirando a ti de la misma manera.

Captura-de-pantalla-2015-10-13-a-las-15.17.25
@monzii

Pero a pesar de todo lo que odio y de todas las cosas que me duelen, me encanta verte sonreír, aunque sé que sonríes por él; me encanta tu cuerpo, a pesar de que sea él quien lo acaricia todas las noches; me encantan tus labios, aún sabiendo que tus besos son sólo para él; y me encanta tu mirada cuando me miras.

Tu mirada es diferente, la tengo guardada junto a tu fotografía.

Ahora suena en mi cabeza nuestra canción.

Y ahora vienes otra vez a mi cabeza, te veo con él de la mano. No sé qué quieres que haga. Intento olvidarte, discuto contigo para que me digas algo que me haga daño de verdad.

Captura-de-pantalla-2015-10-13-a-las-15.17.41
@monzii

Me intento hacer daño a mí mismo, nunca lo había pensado. El otro día discutí contigo porque quería que me gritaras. Me gusta que me grites. Una montaña rusa de sentimientos y todo eso lo provocas con sólo mirarme.

Odio que me grites.

Vuelvo a repetir que eso es el amor. Arriba y abajo, nunca un punto intermedio. Me haces sentir vivo aunque no sepas que te quiero.

Te abrazo en sueños que siento reales. Estremeces mis sentidos y mi cuerpo sólo con pensarte. Eso me consuela, pero no quiero que se quede únicamente en eso, sueños…

Captura-de-pantalla-2015-10-13-a-las-15.17.13
@claramaco710

Eso es lo que anhelo, a ella. Quiero volver a saborear sus labios, fueron los únicos que me desearon. La pasión que me transmitía, su sensualidad, cada vez que me tocaba me estremecía. Yo la agarraba y no quería dejarla escapar, fue el mejor momento de mi vida, y ese instante duró lo que dura un beso. Perfecta, sólo puedo decir eso. Con una mirada me lo decía todo. Sólo oler su fragancia me trasporta a ese momento, a ese instante… Cuando cierro los ojos y sueño, me gustaría vivir lo que en sueños no me deja dormir. Y sueño, y no quiero despertar, siento que estás conmigo. Pero ese instante se desvanece y da paso a la soledad.

Soledad, no quiero estar solo, quiero acariciar tu cuello, decirte suavemente al oído que te amo y que quiero vivir cada uno de esos instantes contigo.

large-4
@shlkrz

La vida pasa y siento que no hago nada para vivirla. Sólo quiero vivirla a tu lado, demostrarte todos los días que eres mi alma gemela, porque lo sé, sé que eres tú la parte que me falta y que no quiero a nadie más.

Déjame levantarme todos los días con una ilusión, la ilusión de poder verte y abrazarte, déjame tener algo por lo que volver a sonreír.

Todos necesitamos gestos sencillos. Un largo abrazo de complicidad, una risa sin sentido, un beso inesperado. Eso es lo que entiendo yo por felicidad. Todas esas acciones me indican, como una flecha señala, el camino que debo seguir.

Captura-de-pantalla-2015-10-13-a-las-15.17.51
@claramaco710

Pero no todo es una línea recta, hay miles de curvas.

Ojalá fuera una línea recta.

Las curvas son problemas, dificultades, palabras calladas y pensamientos que no salen de tu cabeza.

Ojalá hubiera más curvas.

La vida es todo eso, pero en esas curvas encontramos cosas buenas. Superamos los problemas y un día, sin darnos cuenta, nos atrevemos a decir todo lo que teníamos guardado.

Si conseguimos enfrentarnos a todas esas curvas, a todos esos instantes, a todos esos sueños y los superamos, aprenderemos a seguir adelante, sin mirar atrás, atreviéndonos a decir lo que sentimos.