Colaboración por Alexa Elizondo
Joven, estudiante y soñadora. Adicta a la vida y a sus aventuras. Mi lema es "a vivir no sólo existir".

Me siento ridícula haciendo esto, pienso que hice en mi mente una ilusión de algo que nunca existió.

Hoy decidí eliminar tu fotografía, no de mi celular sino de mi memoria, con esto intenté desechar los recuerdos de lo que fuimos y vivimos algún día. Sentí el enorme vacío de sellar una parte de mi corazón que todavía sigue estando viva. Pero creo que es mejor para mí tener el valor de aceptar que ya no estas.

Me siento ridícula haciendo esto, pienso que hice en mi mente una ilusión de algo que nunca existió. Creo que tú no piensas en mí como yo en ti, no ves de la misma forma ni creo que sientas más que un cariño por alguien que alguna vez fue tu mejor amiga. O al menos tengo la certeza que en este momento es así.

Dejarte atrás no fue decisión mía, fue tuya.

Porque te fuiste, te alejaste y no me diste las razones de porqué lo hiciste. El día que acordamos salir, simplemente no me llamaste ni me escribiste, no llegaste. Espere unos días para hablarte y me di cuenta que en estas conversaciones siempre era yo quien mostraba el interés y quería saber cómo te sentías.

Así que decidí no buscarte, por orgullo y un poco de dignidad, pero gran error el mío en pensar que me ibas a buscar como yo lo hacía, me duele porque me demuestra quien soy para ti, un pasatiempo, una segunda opción o nadie.

Aquel que era mi mejor amigo, mi compañero y mi baúl de secretos, no está aquí para mí como cuando yo lo estuve para él, no sé si es el destino o fue error el mío, o tuyo, porque ambos sabemos que en esta amistad había algo mágico y único, nos conocíamos también, teníamos una conexión emocional que sólo nosotros entendíamos. Sin decirlo teníamos las esperanzas de estar algún día juntos, pero todo eso se fue, cuando tú me demostraste que no te importó lo suficiente para buscarme.

Te conozco también, sé que me buscarás y regresarás, el problema es que ya no me encontrarás. Entendí muy bien que cuando regreses no será por mí, es por ti, porque me necesitas o porque tienes la sensación de que le importas a alguien más.

Pero hoy, hoy borre tu fotografía y te fuiste con ella. Hoy ya no dueles, ya no haces falta. Lo siento pero ya no estaré para ti. Ahora me necesito yo.