Colaboración por Mónica García
Soy abogada y creo fielmente en los milagros diarios. Vivo mi propio cuento de hadas, con piratas y monstruos también, pero cuento al fin y al cabo.

Anhelaba con todas mis fuerzas verte feliz, pero no se puede pintar un sol ajeno.

Esta vez le escribo al viento, a las hojas de los árboles que no se cansan de caer, al viento que corre fuerte, tan fuerte como esta sensación de melancolía que tarda mucho en cesar. Esta vez seré sincera y con toda humildad pediré perdón.

Perdón, por intentar sanar un alma que no quería ser sanada, quería en verdad que quería que todo se solucionara, que tu vida brillara al igual que el hermoso sol de cada día. Anhelaba con todas mis fuerzas verte feliz, pero no se puede pintar un sol ajeno.

Perdón, por poner como actor principal de mi obra a un simple tramoyista, que no solo arruinó la escena sino que la obra entera.

large

@sandra_gajarova

Perdón, por creerme mentiras que ni tú te creías, por aceptar disculpas que nunca pedías, por convencerme de una tonta fantasía, tan utópica como dolorosa, tan falsa como agria, tan amarga como ilógica.

Perdón, por aguantar lo inaguantable, perdóname de verdad. Intenté tu alma sanar pero en el camino me la mía salió lastimada, lesionada, lacerada, era tu escudo protector y tú solo fuiste un mal conductor, no tuviste la capacidad de sobrellevar por el buen camino esta relación que te recuerdo debía ser de dos.

Esta vez solo me acompañan mis almohadas, mis recuerdos, mis silencios y este extraño sentimiento que se acomodó sigilosamente en mi pecho.

Captura-de-pantalla-2015-09-07-a-las-15.37.12

@sandra_gajarova

Esta vez comprendí que si sufrí fue por decisión propia, esta vez entendí que no se puede enderezar un árbol que creció con sus ramas retorcidas, esta vez gritaré en silencio que lo siento, en verdad no sabes cuánto lo siento, me sobraba todo menos ganas, hubiera sido capaz de dar la vida por una vida a tu lado, pero sola no podía, me cansé de cargar sobre mi espalda con tu vida, de arreglarte no solo el alma si no la vida, me desgasté en el intento, me metí en la mente que eras el hombre de mi vida y te idealicé, te quise ver como una fantasía hermosa y con respeto te digo que resultaste ser la más triste y decepcionante realidad de mi vida. Agradezco el tiempo, pero prefiero olvidar, así de simple, así de cierto, así de fuerte, así de doloroso, pero si bien como dice mi madre: “la verdad duele, y aunque duela no deja de ser verdad y no queda más remedio que aceptar”.

large-1

@sandra_gajarova

Esta vez las disculpas son insuficientes, innecesarias, esta vez simplemente no hay vuelta atrás. Duele, arde, quema, es como si estuviera muriendo de a poquito, pero para mi fortuna tal vez sigo aquí, sigo viva, y si sigue doliendo parece ser buena señal, señal de que mis signos vitales existen al igual que existe dentro de mí la insaciable sed de felicidad.

Esta vez no hay tiempo que perder, esta vez la vida me reclamó fuerte y a los ojos que no estaba bien. Pedí tantas señales que tuve y no quise ver y fue así que la vida respondió con una cachetada fuerte y contundente que me dejó inerte en el suelo, confundida y bloqueada, desorientada. Era tan difícil creer que el ser que amas te mutiló los sueños, que quien dijo jamás te haría daño te desgarró completa. En verdad era difícil comprender tan horrible escena, pero la vida es clara y tenía que sacar fortaleza de cualquier lugar y sucedió, una luz brillante en mi interior me impulsó y esta tarde ya no lloro, esta tarde digo adiós.

large-2

@sandra_gajarova

Existe una sensación de que estoy haciendo las cosas bien pero de igual modo no deja de doler, y así será por cierto tiempo. Quiero imaginar que algún día, por algún motivo, todo esto será solo una huella más, una huella que no deseo volver a pisar.