Colaboración por Don Gato
Odia todo y a todos. Vive para exigirle mimos a su dueño y para ver películas o series. Hace críticas y se cree mejor que cualquiera.

La nueva adaptación de la novela de Stephen King te deja con las rodillas temblando.

Stephen King es un autor reconocido por sus increíbles novelas de terror. “It”, es una de ellas, y con una previa adaptación en 1990 la historia del payaso Pennywise ya ha conquistado a miles. Ahora, en 2017, llegó a la pantalla grande una nueva versión de la mano del argentino Andy Muschietti (“Mamá”) y había que verla.

Warner Bros.

Cuando niños comienzan a desaparecer en la ciudad de Derry, un grupo de jóvenes decide hacer algo al respecto, pero para eso se enfrentarán a sus mayores miedos y a un vil payaso llamado Pennywise, que tiene una historia de asesinatos que data de hace siglos. 

La producción de Muschietti es asombrosa, pues no solo la historia de King es realmente buena (por algo hay tantos fanáticos de la novela), sino la manera en que el director logró llevarla a la pantalla es aún mejor. 

Warner Bros.

Si bien algunos pueden pensar que se trata de una película netamente de terror, en este caso no es así. “It” posee un claro mensaje que queda impregnado en todos los aspectos del filme: el miedo como una herramienta para someter a la gente (cof o a los gatos cof). Además, trata de desmerecer a los adultos quienes no se preocupan por las desapariciones y enaltece a los niños y su capacidad de transformar el temor en motivación. 

Warner Bros.

Además, esta historia tiene dos aristas, lo que llama profundamente la atención. Por un lado, el terror junto al payaso y las visiones que genera en los niños, y por otro, una narración dulce y emotiva que se relaciona con temas que identifican a cualquiera: bullying, abusos, amistad y lealtad. Estás asustado durante todo momento y a la vez conmovido por la narración principal. 

“It” posee personajes muy definidos, con características propias que hacen que el espectador se encante con cada uno de ellos. Los niños y el payaso son el pilar fundamental de esta cinta y fueron creados a la perfección. Un asmático, un judío, una joven coqueta, un valiente, un mateo y el inmaduro divertido, todos ellos te hacen incluso reír en medio de la compleja situación que viven. El protagonista es realmente cautivante, entre su tartamudeo, coraje y buen corazón (hasta a mi me simpatizó este niño). 

Warner Bros.

Y claro, la diferencia crucial de este filme con el de 1990, es que los verdaderos protagonistas son los niños. Ellos se roban la pantalla durante las dos horas de cinta.

Warner Bros.

De la mano de los personajes, la historia tiene una cuota perfecta de terror, que no llega a ser ridícula ni excesiva, y de todas maneras quedas temblando luego de que Pennywise te aterroriza. Es un payaso que realmente asusta, de una producción de calidad, con colores fuertes, ojos profundos y brillantes que atemorizan desde un primer instante al espectador (y hace que se te paren todos los pelos). Nada se ve falso, al contrario, lo cual hace de esta cinta de terror una muy buena.

Warner Bros.

La puesta en escena era clara tanto para el desarrollo del día a día de los niños del pueblo como en las alcantarillas del villano. En la primera el espectador se sentirá en 1989 debido a la tonalidad de la imagen, vestimentas de los niños, automóviles e infraestructura. No podía faltar además, la inquietante música de thriller para acompañar esta terrible historia.

Warner Bros.

No obstante, ninguna película es perfecta y en este caso, lo que no hace de “It” un filme excepcional, es su final. Como película de terror, uno esperaría una última escena de miedo que te deje con pesadillas a la hora de dormir. Pero no es el caso. La cinta finaliza, no con un cierre feliz (¡¿en serio?!) y sobre todo raro cuando ya confirmaron una secuela.

De todas formas esta cinta —se podría decir más thriller que de terror— es realmente buena. La historia (gracias a King) es entretenida y envía un claro mensaje y Muschietti pudo representarlo casi a la perfección. Si bien el final no fue de todo mi gusto, de todas formas, se me erizaron los miles de pelos de gato y salí del cine con las rodillas tiritonas. 

Warner Bros.

A cualquiera le encantará.