Colaboración por Fernando Bruccoleri
Joven empresario tecnológico y de medios de comunicación uruguayo. Fernando Bruccoleri

La reacción después de la tragedia sacó aplausos en Internet.

Las redes sociales, a veces, pueden servir de desahogo. Pero ojo con los mensajes, porque puede ser que esa libertad de expresión se vuelva en nuestra contra.

Es lo que le ha ocurrido a una joven de Texas. Cella, como se llama la protagonista de esta historia viral, perdió el puesto de trabajo que acababa de conseguir en una pizzería por culpa de un inoportuno mensaje en Twitter. La joven, conocida sólo como Cella en Twitter, estaba por comenzar su primer día en Jet’s Pizza en Mansfield, Texas, cuando tuiteó que estaba muy poco emocionada por su nuevo empleo.

«Ew, mañana empiezo con este trabajo de mierd*», tuiteó la mujer junto a siete emoticones.

Captura-de-pantalla-2015-11-23-a-las-10.33.01
Fuente

El dueño de la pizzería, Robert Waple, vio el mensaje y rápidamente despidió a la joven, también a través de Twitter.

«Y… no, no vas a comenzar ese jodido trabajo hoy! Te acabo de despedir! Buena suerte con tu vida sin dinero ni trabajo!», tuiteó Waple, quien era la primera vez que usaba su cuenta de Twitter desde el 2009.

Uno de los empleados de Waple fue quien delató a Cella tras localizar el tweet, motivo por el que fue despedida antes de su primer día de trabajo. La joven no pareció tomarse la noticia demasiado mal ya que al día siguiente volvió a colgar un tweet donde decía: «Me despidieron vía Twitter», acompañado de emoticones de sonrisas. Eso merece un premio a la calma. 

No en vano, siempre recomiendo tener precaución con lo que expresas o publicas en las redes sociales, es un arma de doble filo.