Colaboración por Victoria Calvo
Estudiante con gran pasión por los libros, el baile y el amor, que aprendió de tanto caer que la felicidad está en las pequeñas cosas y que siempre debes sonreír.

“La vida es un eterno dejar ir. Sólo con las manos vacías podrás agarrar algo nuevo”.

El pasado año aprendí que debo soltar, dejar ir, soltar esa cuerda que te amarra y te apega a cualquier sentimiento o sensación, persona, cosa, etc. Soltar sentimientos malos, esos que te consumen, que te tienen con un nudo en el estómago y no estás seguro si es hambre, tristeza, depresión o qué, pero que simplemente te amarran a un pasado lleno de emociones negativas, con una cuerda amarrada a la cintura que no te dejará ir a ningún lado.

Soltar personas, las que son aves de paso, las que se quedan a tu lado, las incondicionales, las de toda la vida, las que acabas de conocer, las que no quieren estar contigo, porque nadie debe disfrutar tu mejor momento si no estuvo en el peor. Puede doler, hasta de una forma física, pero sólo te queda agradecer que esa persona que ya no está más a tu lado, te enseñó algo, porque de todo se aprende, haya sido malo, bueno o extremo.

Soltar es un verbo simple, una palabra de seis letras, que me ha enseñado más de lo que he podido aprender en todo el año que pasó, y si tengo que definir mi 2015 las palabras serían soltar, liberarte de prejuicios, miedos, críticas, rencores, resentimientos, tristezas.

Verás que cuando empiezas a soltar, tu mochila se hace menos pesada, empiezas a conocerte más, a darte cuenta de que todo pasa por algo, que las cosas empiezan a ir mejor, que quien se queda a tu lado sin ataduras es porque debe estar ahí, a tu costado, que esos miedos e inseguridades se van volando y sólo entran alegrías. Que la incertidumbre y la ansiedad ya no están, porque simplemente dejaste ir eso que te la ocasionaba, y después de soltar te empiezas a construir, puede ser que te sientas en el limbo o al principio sientas que no tienes rumbo, pero sólo te aseguro que lo viene siempre será mejor que lo que dejaste ir.

317d0a9dee95eb82e4d2eea8a39f46f7