Pero nada se compara con la sensación de no haberlo hecho cuando era hora.

Lo peor es dejar una historia inconclusa. No existe sensación que se compare a ese vacío que sueles tener en el estómago, esa sensación de sentir que te falta el aire, cuando hasta el tener que respirar es doloroso, cuando piensas en esa persona y te cuestionas el por qué de su actitud.

Nunca llegan a ti las respuestas, comienzas a sentir que te volverás loca, te culpas a ti por su repentino abandono, recuerdas cada historia vivida y la recuerdas minuciosamente tratando de buscar aquel detalle que hizo que se fuera de tu vida. Te pones como la culpable y olvidas por un instante que una relación se conforma de dos personas, olvidas que para ser felices se necesita de dos y no sólo de uno, olvidas que has entregado tu alma en cada muestra de afecto, olvidas que la culpable en realidad no eres ni él por no poder amarte más.

Los días continúan y sólo esperas que vuelva, pero eso jamás pasa, vives de ilusiones ya muertas. Estas a punto de perderte, te duele darte cuenta de que para esa persona ya has muerto pues quien te olvida es quien te mata.

Y es justo en ese momento cuando comprendes que las personas son pasajeras y que suelen cumplir con tiempos. Que hay personas que estarán a tu lado por toda tu vida, de hecho hay quienes estarán en tu lecho de muerte, sin embargo hay otras que llegan a tu vida para hacerte sentir viva, para mostrarte que el ser humano es más frágil de lo que creías y que lo importante en esta vida es siempre dar lo mejor de ti. Las personas que suelen ser recordadas son aquellas que te han hecho muy feliz o aquellas que te han dejado devastado. Si vas a dar amor dalo en toda su intensidad, y si vas a dar desprecio procura hacerlo bien porque no se ama ni se odia a quien no deja marca.

Siéntete orgullosa/o de tener una nueva cicatriz. Tal vez en su momento dolió y dolió bastante, pero ahora tiene una marca más que besar y una historia más que contar. Procura siempre ser la mejor versión de ti y deja de buscar respuestas; no necesariamente tienes que saberlo todo. Si hay algo que saber el tiempo traerá las respuestas.