Equivocarse es bueno, siempre y cuando aprendas de los errores.

Me amo, claro que sí. Sé lo que soy, lo que quiero, lo que nunca quise hacer y el por qué. Mis errores, mis defectos, mis logros, mis miedos, mis creencias, mis valores, mis sentimientos… un poco de todo. Mi madre una vez me dijo “sé lo que quieras ser, en eso no me meto, pero sé la mejor en tu campo y da lo mejor de ti, siempre”. Fue una sola vez, pero quedó grabado en mi mente por siempre.

He aprendido que lo mejor es ser TÚ MISMO. No copies actitudes, no copies comportamientos, no copies aquello que no corresponde a tu molde sólo por caer bien, por encajar en una frívola sociedad a la que estamos cada vez más inmersos.

He aprendido que las buenas amistades son pocas, que puedes conocer a 10, tal vez 20 o 30 personas en un mes, o tal vez en una semana, pero que las verdaderas estarán siempre contigo, a pesar de todo. He aprendido que tener una hermana mayor es una bendición inmensa. Me quita mi crema de peinar, mis perfumes, se come mis postres, me apaga la luz en plena oscuridad, nos peleamos, pero también cantamos y hablamos de cualquier cosa en el carro, y es mi gran felicidad.

Que amo a mi madre con toda mi alma, juntas somos como las mejores amigas. Le pinto las uñas, me prepara omelette, salimos a tomar helados los domingos, vamos de shopping, me despierta a las 7 am para ir a comprar el limón que le faltó para preparar un delicioso guacamole para el desayuno, comemos pizza, también discutimos porque no desconecté la secadora de cabello y se gasta la energía, en fin.

He aprendido que equivocarse es bueno, siempre y cuando aprendas de los errores. Que amo la ciencia, que nací para ella. Que ayudar a los que más lo necesitan sin recibir nada a cambio se siente EXCELENTE. Ser tolerante, paciente, curiosa… vivir cada día con la mayor felicidad y aprender algo nuevo de cada día. Ah sí… y… ¡¡SONRÍE!! Ríete con la vida, no de ella, y disfruta cada amanecer (por más que llueva) y también cada anochecer. Duerme con un sueño en mente y despierta con una meta.

Que la vida es sólo una.