No sigas perdiendo tiempo y energías.

Toda mi vida he tenido personas tóxicas a mi alrededor, personas que de una u otra forma sólo piensan en sí mismos y son incapaces de detenerse un momento a escuchar lo que los demás tienen que decir. Si bien tener una de estas personas cerca es bastante perjudicial, ya podrás imaginarte lo que es tener dos. Bueno, he tenido que estar con dos de estas personas la mayor parte de mi vida y realmente no es nada fácil.

Desde que tengo uso de razón, una gran parte de mi energía se ha destinado a cumplir sus necesidades y caprichos, creyendo que esto ayudaría poco a poco a que el ambiente se tornara un poco más armonioso. Siempre escuché cuando tenían algo que decir aunque claramente nunca era nada bueno, muchas veces me manipularon y mintieron pero seguía ahí, esperando algún cambio. Con palabras de amor siempre intenté aconsejarlos esperando que mejoraran; lastimosamente nunca fue así.

Después de cada nuevo inconveniente lograba convencerme de que habría algún cambio, que este error traería consigo una enseñanza , pero no lo era. Si bien sé que nadie es perfecto, y más aun todos cometemos muchos errores, pareciera que estas personas sólo los cometieran para dañar a quienes están a su alrededor.

Hoy después de tanto años y problemas me he dado cuenta de que lo único que gané fue estrés, preocupaciones, tristeza y demasiada carga sobre mí, simplemente por intentar lidiar con problemas que no eran míos, hoy termino cansada y tal vez un poco triste pero con una gran lección: si en algún momento alguien quiere cambiar, simplemente lo hará.

Desde hoy enfocare mi energía y pondré todo mi esfuerzo en crecer como persona, en mejorar y aceptar mis errores, en escuchar a las demás personas y valorar todos los puntos de vista, porque sé que esto me ayudará a no convertirme en una persona como las que tanto intenté cambiar.