Por Colaboradores
15 noviembre, 2017

Se los digo así: si El Caballero de la Noche muere, yo gritaría de la emoción.

“Liga de la Justicia” tenía mucha presión de parte de la audiencia y la industria. “Batman v Superman” fue una de las peores producciones de superhéroes de la historia, transformándose en un doloroso e inesperado golpe para Warner Bros. Por eso, al comenzar las filmaciones de su continuación, tenían todo el peso sobre su espalda. Y las cosas no mejoraron, porque el estreno de “Escuadrón Suicida” confirmó que la productora no estaba siendo capaz de transmitir buenas historias basadas en cómics.

Luego, llegó “Mujer Maravilla” al rescate y dio un suspiro a la compañía y esperanza a la audiencia, de que “Liga de la Justicia” podría, después de todo, ser un éxito. Lamentablemente, no lo fue.

Warner Bros.

El filme fue dirigido por Zack Snyder, el mismo de “Batman v Superman” (extraña decisión teniendo en cuenta su fracasada película), quien tuvo que abandonar la producción por problemas personales. De esta forma pasó a las manos de Joss Whedon, director de la contraparte de Marvel, “Vengadores” 1 y 2. Whedon grabó nuevamente un 20% de la película y puede que esa cuota sea lo que haya salvado la cinta de ser un completo fracaso.

La película es la continuación del enfrentamiento entre Batman y Superman. Han pasado meses desde la muerte del hombre de acero y Bruce Wayne junto a Diana Prince se percatan de que un nuevo enemigo estaría próximo a destruir la Tierra. Por ello reúnen un equipo con poderes especiales para detener la amenaza, pero, al parecer, no es suficiente y necesitarán de la ayuda del fallecido Clark Kent. 

Warner Bros.

Si bien no se compara con lo asquerosa (sí, sin censura) que fue la primera parte, ni menos con la pésima “Escuadrón Suicida”, la cinta comete errores similares. No se trata de un cuestionamiento filosófico de parte de los héroes como en “Batman v Superman”, ni tampoco es así de oscura, pero tampoco logra transmitir la belleza narrativa de “Mujer Maravilla”. Durante la primera hora hemos conocido a un millón de personajes (como si no sufriéramos todos de problemas de memoria y retención) y la trama llega muy, muy atrasada. No se cumplen los tiempos reglamentarios de un filme y, al igual que en su precuela, la gran batalla es muy tarde y corta.

Y si vamos a analizar aquella pelea entonces tenemos que hablar de Superman. Aparece muy hacia el fin del filme y, sin él (un personaje algo aburrido que no está nunca) jamás podrían haber vencido al rival. Está bien que Superman sea el hombre más poderoso de todo el Universo, pero, si Batman casi lo pudo matar, ¿por qué ahora un ser ultra poderoso no le hizo ni medio rasguño? Extraño.

Warner Bros.

El villano, Steppenwolf, está mal construido al igual que el personaje de Cara Delevingne en “Escuadrón Suicida”: es DEMASIADO falso. Se trata de un problema con el CGI, donde los efectos especiales no logran el objetivo de hacer que el espectador sienta que algo completamente irreal se transforme en la autenticidad misma. Porque todos sabemos que Voldemort es un ser inventado por J. K. Rowling, pero cuando renace en esa olla y se transforma en el monstruo sin nariz realmente tiritamos del miedo.

Ahora, creo que todos van a estar de acuerdo conmigo cuando digo que sin lugar a dudas, lo peor de esta película y quien lo arruina absolutamente todo es Ben Affleck. O sea, por favor que alguien le diga que se retire. Nuevamente, su trabajo es deplorable. Realmente parece como si hubiera ido a trabajar sin ganas, con una actuación aburrida, poco convincente y que opaca por completo el filme. Affleck se encarga de transformar a uno de los superhéroes favoritos de muchos en el personaje que queremos desaparezca luego de la pantalla. Se los digo así, si se muere Batman, estaría saltando en un pie de la felicidad.

Warner Bros.

Sí, es cierto que todos somos viudos del increíble Christian Bale, pero no se trata de eso. Affleck ni siquiera le llega a los talones. Espero que los rumores sean ciertos y no siga en las próximas producciones. Quizás así, DC repunta de una vez por todas.

Por su parte, Jason Momoa, como Aquaman y Ezra Miller, como Flash, aportan con el típico humor nerd de este estilo de cintas. Ray Fisher hace lo mejor que puede como Cyborg, el serio del nuevo equipo. Gal Gadot nuevamente se luce con su interpretación carismática y realista de la Mujer Maravilla, aportando con la cuota de inspiración y esperanza que se supone todos los superhéroes deberían generar en la audiencia.

Warner Bros.

Warner Bros. deberá hacer algo al respecto para que estos actores, que hicieron un buen trabajo, no se les arruine la carrera por culpa de una mala película. Y, Ben Affleck, por favor, ándate a tu casa y deja de arruinar a Batman para todos. 

Puede interesarte