Colaboración por Serena JG
Soy amante de la escritura, creo que mediante palabras entrelazadas podemos expresar el resultado de la observancia acerca de temas que nos interesan, en mi caso cuestiones sociales (humanidad, soledad, miedo) y también un poco de lo que a todos nos gusta: el amor. Blog

Hubiese deseado sentir miedo a perderte alguna vez para que así esto no doliera tanto.

Acostumbrarme a verte de lejos, a que tu voz ya no cante a mis oídos, ni tu piel sea ese suave roce que me hace sentir viva, soltar tu mano y ver como lo único que me queda de ti es el camino que trazaste mientras te ibas… ¿Y ahora? Suele decirse que se empieza a vivir sin una persona, lo cual creo que no es verdad porque, no es un principio sino un final. Empezar a vivir sin ti, es terminar de vivir conmigo porque una parte de mí está en tu esencia, te llevo tatuado en mi ADN, y te amo con cada lágrima que derramo cada noche cuando intento dormir buscando cubrir mi cintura con un pedazo de sábana que no tiene la calidez de sus brazos, en cada mañana cuando mi cama helada me recuerda lo que ni en sueños pude olvidar, ya te has marchado… Y es que ¿cómo podría pensar que te puedo olvidar durmiendo si todos mis sueños te pertenecen?

Contigo se fue el olor que me enamoraba, los sabores que disfrutaba y las pequeñas cosas que entonces no notaba… puedo ver tu pedazo de armario vacío y ya no veo tu cepillo de dientes… y es que tengo la certeza de que me arrebataste la posibilidad de volver a amar, porque te llevaste parte de mi corazón y ya jamás amaré completamente… Siempre un trozo de mí estará donde sea que te encuentres y aunque mis ojos ya no puedan verte voy a ser el pensamiento que convertido en viento acaricie tu mejilla todos los días… No me resigno a decir adiós, no es justa la certeza de no volver a ver a alguien, no es justo el olvido ni el juego de llaves que dejaste sobre la repisa del comedor…

¿Por qué te fuiste? No sé vivir sin tu presencia, sin tus palabras… no tolero este silencio y esta distancia, porque sabes que correría todos los kilómetros que pusiste para separarnos, descalza y quemándome los pies si sé que al final del camino estarás esperándome… ¿Qué es capaz uno de hacer por quien ama? o más bien ¿que NO es capaz de hacer? Simplemente yo no soy capaz de olvidarte ni de respirar lejos de ti, el oxígeno llega a mis pulmones cargado de vacío… y es que levanto la cabeza y veo las estrellas… Pienso en tus promesas de bajarlas para mi cualquiera de estos días, porque cuando hablabas del futuro no contemplabas dejarme viéndolas sola… Te extraño con la intensidad que brillan cada una de ellas, y te amo hasta donde sea que se encuentren porque mi amor no conoce límites ni fronteras, puedo sentirte en mi pecho, inflándose de dolor cuando mi boca balbucea el deseo de gritar que vuelvas, pero es que no sé dónde estás, a donde te has ido y qué haces sin mí, ¿qué buscabas cuando decidiste dejarme atrás? Hubiese deseado sentir miedo a perderte alguna vez para que así esto no doliera tanto, pero es que cada vez que estaba en tus brazos me sentía un invencible… Necesito perderme una vez más en tus ojos y sentir el misterio de tu mirada, esa con la que alguna vez también me amaste.