Me hizo además de princesa, guerrera. Le enseñé a ese hombre que soy aún más fuerte que sus manos.

No sé si sea algo normal, sé que varias niñas, jóvenes o mujeres pueden sentirse igual que yo… El tener un pasado oscuro, un pasado que desgraciadamente, nadie podrá borrar, un pasado que ha causado que muchas personas se alejen de mi vida, me ha llevado a terapias, me ha traído fobias… Aquella noche en que aquel tipo decidió arrancar la dulzura de una niña que tenía metas, sueños por cumplir…

Para ti, el que decidió arrebatar todo eso, ¿qué pensabas en ese momento? Cómo pueden producirte placer los llantos de una niña diciéndote “por favor déjame”, ¿no pensaste en su futuro, en sus consecuencias? ¿No quisiste ni por un segundo detenerte a ver esa cara de inocencia y arrepentirte por lo que habías hecho? Me produce lástima el poco corazón que puedes tener, sin pensar en el daño, en que provocarías que muchas personas se alejaran de su vida, de los miedos que podía empezar a tener… Simplemente no pensaste.

Y para ti, chica fuerte que sobrevivió a esto, eres una guerrera, no te dejes caer por esto, enséñale a ese hombre que eres aún más fuerte que sus manos, que puedes levantarte y cumplir tus sueños, entiende que las personas que se alejan por esto de tu vida es porque no las necesitas en ella, y que las personas que llegan y se quedan, son las que realmente valen la pena… Confía en ti, ríe, canta, baila, ama, y sigue adelante con tu vida, nunca olvides que pase lo que pase tienes un motivo aquí en la tierra y que naciste no sólo para ser una princesa, sino para ser una guerrera.