Te adoro y lamento que pasara tanto tiempo para decirte esto.

Hace ya un poco más de un año, una de mis amigas más cercanas me contó algo que se que era lo más importante y aterrador para ella: soy lesbiana. Ok, estaba sorprendida, quizás no tanto, pero sí lo suficiente. No es algo cotidiano que la persona con la que pasas tanto tiempo te diga algo así. Cuando me enteré… estaba asustada, ¿será que esto cambia algo para ella? Tal vez no quiere ver más a sus amigas. Todo esto es un recuerdo que tengo algo borroso, estoy consciente de que era un día difícil para mí y boom, me dicen esto, pero lo que sí recuerdo es que no fue capaz de decírmelo, sino que me lo escribió: “si después de leer esto quieres alejarte de mí, lo entenderé”, y mientras yo leía eso, ella lloraba.

Si esto estaba siendo difícil para mi, imaginen para ella, pero apenas me di cuenta de que consideró una opción el que yo me alejara, pasaron muchas cosas por mi mente. ¿Cuán preocupada estaba ella como para decirme que me entendería si la dejaba? Eran un par de años de amistad, podía haberme dicho que dormía con orugas y yo esperaba que tuviera la certeza de que seguiría a su lado, se me rompió el corazón de que sólo pensara que podía dejarla por algo así…

Luego de procesar todo por un lapso de tiempo, que parecía infinito pero era muy corto, no había nada qué decir… Si tenía la valentía para que yo fuese la primera en saber algo así, no le iba a fallar, sólo la abracé.

Ha pasado un poco más de un año y nuestra amistad no hace más que crecer, es más, creo que esto la fortaleció demasiado, si fuimos capaces de seguir juntas pese a lo que para ella fue considerado un impedimento, podríamos superar lo que fuera.

Nada cambió, después de todo sé que soy el amor de su vida (si estás leyendo esto, espero haberte robado una sonrisa con eso) seguimos haciendo pijamadas y sí, duerme conmigo, le hablo de chicos y ella imagina que es una súper modelo para mostrar emoción, me habla de sus platónicos mil horas al día y ¿saben? No me molesta, hasta comparto ciertas opiniones, es a la única que le creo si me dice que me veo guapa. Si no es a ella, ¿a quien?

Ya te he dicho tantas veces lo orgullosa que estoy de ti, y que jamás te limites por los pensamientos y estupideces de la sociedad, pero nunca te he hablado en serio y aquí va:

(Se me hace más fácil decírtelo en tercera persona). Espero sinceramente el día en que ella me mire a los ojos y con un tonto brillo me diga: Cami, es ella. Que no pare de hablarme de una misma persona a tal punto que yo llegue a odiar su nombre (Ya odio muchos nombres, pero espero que ella sepa a que me refiero). El día en que me diga “esta chica es perfecta” aunque esté llena de defectos y ella lo sepa. El momento en que me pida ayuda para hacerle un regalo porque es una torpe en manualidades, y que balbucee su nombre como una tonta a la cual adoro. El preciso instante en que me cuente todo sobre ella y mientras lo haga sonría de forma ridícula, y prometo que la escucharé atentamente aunque ya me lo contará un millón de veces, así como ella me ha escuchado durante tantos años.

Sin duda alguna seré la persona más feliz cuando encuentres a ese amor que todos queremos tener. Porque para mí llegó un punto en que no le veo diferencia a una relación entre dos hombres, dos mujeres o un hombre y una mujer, simplemente veo amor y es lo que te deseo.

Hay cosas que sabes, como cuánto te quiero, nuestras promesas y todo el apoyo que te doy, me importa un comino lo que la gente pueda creer, te conozco hace tanto que absolutamente nada cambiará el concepto que tengo de ti.

Sólo decirte que te adoro y que lamento que pasara tanto tiempo para decirte esto.