Colaboración por Daniel de Marcos
Joven estudiante al que siempre le ha gustado escribir, sobre amor, fundamentalmente.

Ahora que te perdí.

A todos alguna vez en la vida nos pasa. Llega esa persona que nos llega a lo más profundo y nos hace que no podamos vivir sin ella.

A mí me llegó un día cuando la gente pensaba que daba mala suerte. Ese día comenzó todo, la que iba a convertirse en la historia del resto de mis días. Unos alegres y otros tristes. El día que me despertaba, miraba la pantalla del móvil y veía tus buenos días, yo ya sabía que no me iba a rayar, que ese día fuiste la primera en despertarme, sacándome de mi primer sueño de los miles que tengo a lo largo del día, en los cuales la protagonista, ya sabías quién era. Para mí era algo nuevo, estaba extrañado, pero llegó ese día; en el que me di cuenta de que no era un sueño y que te quería de verdad.

razon4

@Marie

Pero, a ver, ya lo sabemos, no todo es de color de rosas. En el momento en el que comienzas a amar empiezan a aparecer esos celos, ese miedo a perderla, o simplemente esa necesidad de tenerla más tiempo a tu lado, sentirla más. Sin embargo, la acabas perdiendo y nada vuelve a ser igual.

razon3

@Four

Pienso si serás igual con otros hombres como lo fuiste conmigo. O si al menos serás diferente. No sé si seguirás siendo la misma. No sé si seguirás siendo esa niña orgullosa, que por más días que no habláramos, tú no hablabas hasta que llegaba el día en el que ya no podías aguantar más.

razon2

@Kidsi

La distancia tampoco lo hizo fácil, pero aun así pienso que lo fácil aburre, y que lo difícil engancha. Fue fácil tenerte, pero difícil engancharme, pero cuando lo hice no pude dejar de quererte, porque querer no es fácil y si quieres no te aburres. Y ahora, que no te tengo, que me dijiste que te habías cansado, me doy cuenta de que a lo mejor te lo puse demasiado fácil, la culpa fue mía, no de nadie más, por no complicarlo todo un poco y hacer que te engancharas. Como yo.

Que no confié en ti, decías. Pero todo tiene una razón.

La mía era, simplemente, que te amaba.