Sino pregúntense: ¿por qué todos los finales de las películas acaban con solo el inicio de una relación?

Echo de menos, casi ni recuerdo, lo que es ser libre, que tu vida te pertenezca a ti. Que puedas hacer lo que te apetezca en cada momento. Enamorarte cada día. Pero eres como un globo de helio, que tiene una cuerda con un peso al final, el peso que le impide volar. A veces el anclaje es bueno porque impide que el globo suba demasiado y explote, pero también le impide viajar. Lo priva de todos los pequeños y grandes placeres de la libertad.

Y yo me muero por volar lejos, pero también tengo miedo a sentirme de repente, extrañamente ligera.

Captura-de-pantalla-2015-09-11-a-las-16.45.27

@miki_gerdzikova

Todos los que han tenido relaciones que superan los dos años de duración (el punto de no retorno), saben de lo que hablo. Hablo de la necesidad de probar cosas nuevas y del miedo a dejar atrás lo que ya conoces. Y es que esto de la monogamia está demasiado mal definido; el concepto de posesión en sentido amoroso destruye las relaciones como la sal a un postre. Está científicamente demostrado que el amor tiene fecha de caducidad, pero lo que va a durar en cada uno de nosotros es algo para lo que la ciencia no tiene aún respuesta. Los seres humanos somos curiosos por naturaleza, y esto de estar viendo siempre a la misma persona no lo llevamos bien; pero hay algo que llevamos aún peor, la posibilidad de que nuestro compañero/a piense lo mismo que nosotros. El egoísmo es otro de los puntos fuertes de nuestra personalidad.

Captura-de-pantalla-2015-09-11-a-las-16.45.36

@miki_gerdzikova

Una cosa lleva a la otra, es un círculo vicioso que se rompe cuando entra en juego la osadía. El atrevimiento es clave para dejar atrás un período de nuestra vida, que si bien hemos disfrutado, ya no encaja con lo que buscamos. Así que ya saben: “quien algo quiere, algo le cuesta”.

Pero como sé que hay gente que no creerá ni una palabra de este artículo, sí, para los escépticos, los de “nuestro amor es para toda la vida” o “ siempre juntos”, pregúntense una cosa: ¿por qué todos los finales de las películas acaban con el inicio de una relación? Sencillamente, porque si los protagonistas se hubieran comprometido desde el principio, la película hubiera durado un cuarto de hora y con lo que cuesta el cine hoy en día, no merece la pena.