No sirvo para cosas de una noche.

Nunca he podido ser la clase de persona que se “pega los besos” con alguien sólo por pasar el rato. Y aunque tampoco voy a negar que lo he hecho, en realidad no me agradado. No porque fuera un mal beso, más por el simple hecho de que después del tiempo te das cuenta, o al menos como lo es para mí, que un beso con sentimientos es algo que se disfruta mucho más y vale toda la pena esperarlo.

Cuando besas a una persona que no siente lo mismo por ti puedes llegar a sentirlo ya que sientes ese contacto como si fuera algo vacío, ese mínimo de sentimiento no está, o al menos no es el correcto. 

Si bien es cierto que nos dan ganas de besar a alguien que nos parece atractivo, es muy fácil para ti identificar cuándo y cuándo no será el chico indicado. Entiendo que a veces nos cansamos de besar sapos, entonces dejemos de hacerlo, y con eso me refiero a dejar de buscar el amor por todos lados. Espera a que toque tu puerta ya que así la vida te sorprenderá mas.

Así que no te amargues, si los besos son besos y punto. Ya llegará esa persona que te haga sentir mariposas cuando te de ese beso que tanto has estado esperando. E incluso si has soñado con que este pase, sabrás que la realidad no tendrá comparación a tu sueños. Ya creas en el universo o Dios trabajando en ti. Esa persona indicada llegará, sólo hay que esperar en su tiempo perfecto.