Colaboración por Antonieta Pérez
Creo que los límites nos los ponemos nosotros y los miedos son nuestra mejor fortaleza. Soy mi mejor amiga y mi peor enemiga. Directa, clara y siempre con una sonrisa.

Me queda claro también que la vida sabe cómo y cuándo viene el amor. 

Hace días me preguntaron por qué no tengo novio si realmente creo en el amor y tengo algunos pretendientes. Mi respuesta se limitó a un “no hay prisa”.

Me quedé pensando mucho y es cierto, tengo algunos pretendientes pero realmente no me he dado la oportunidad de salir o dejarme “conquistar”. En mi última relación no me fue nada bien pero eso no significa que voy a pensar que todos son iguales y no me interesa que otros vengan a pagar los platos rotos de alguien que no supo ser el mejor novio.

Captura-de-pantalla-2015-09-23-a-las-18.10.00

@a_blanch

Confieso que creí estar enamorada pero me di cuenta de la realidad que estaba viviendo y hoy sé que me ilusioné con una mentira que alguien quiso creerse.

Estoy muy bien sin novio y sí, sigo creyendo en el amor, en historias de princesas y cuentos de hadas pero me queda claro también que Dios sabe cómo y cuándo. Y para esos pretendientes solo me queda decir: les agradezco su buen gusto.

No es que exija mucho, es que merezco mucho.