Colaboración por Celia Ferman
Amante de los libros y las letras. De pensamiento y comportamiento ecléctico. Creando la versión acústica de mi vida. Blog

Y de una vez tenemos que entenderlo.

Hace un tiempo aprendí que aunque los padres no nos demuestren que nos aman de la forma que queremos, no significa que no nos amen con todo lo que tienen, porque seguro que nos aman, pero demostrarlo no pueden o no saben o lo que es peor, no los dejamos.

Hace un tiempo aprendí que las decisiones que se toman como padre a veces no tienen nada que ver con los hijos pero sí debemos tener en cuenta que podemos afectarles.

Hace un tiempo aprendí que mis padres siempre van a ser mi padres, y yo siempre seré su hija, no importa lo que la vida nos ha ido poniendo en el destino. Que hay que dejar ir lo malo, lo que no sirve. Que hay que conservar los buenos momentos, las lecciones aprendidas.

Hace un tiempo aprendí que aunque nos topamos con piedras en el camino, tropiezos y caídas, siempre van a tomarnos de la mano para encontrar la salida. Que aunque no caminemos en la misma dirección siempre vamos para el mismo lugar.

Hace un tiempo aprendí que hay que simplemente amarlos, con sus defectos y sus virtudes, aceptarlos con sus errores y sus aciertos, porque ellos sin duda lo harán sin miramientos.

Gracias papás por amarme tanto y por las lecciones de vida.