Colaboración por Don Gato
Odia todo y a todos. Vive para exigirle mimos a su dueño y para ver películas o series. Hace críticas y se cree mejor que cualquiera.

El actor cambió de personaje, pero nuevamente hizo una película de y para Tom Cruise.

Después del terrible fracaso de Tom Cruise por su actuación en “La Momia”, nos quedamos sin ganas ver otra película más del artista en mucho tiempo, pero decidimos darle otra oportunidad.  Lo mismo hizo el director que lo fichó para “Barry Seal: Solo en América”.

En la cinta, Tom Cruise hace el papel de un piloto de la TWA, la mayor aerolínea estadounidense de la época, que es reclutado por la CIA para que asista en sus operaciones en Centro América. Pronto se convierte en el piloto personal de Pablo Escobar que ayudaría a hacer crecer al Cartel de Medellín, y más adelante, se involucra en una de las operaciones encubiertas de la CIA más grande de la historia de Estados Unidos. Historia que eventualmente estuvo a punto de provocar la caída del gobierno de  Reagan con el escándalo Iran Contra.

Universal Pictures

En esta actuación, Tom Cruise deja de lado el papel del galán perfecto y arrogante que tiene todo bajo control (y que vemos en todas sus películas) y se convierte en Barry Seal, un antihéroe fácil de corromper que transporta armas y cocaína entre Estados Unidos, Centro América y Colombia en la época de los 70′.

Doug Liman, director que trabajó anteriormente con Cruise en “Al filo del mañana” y conocido por “Bourne: Identidad Desconocida” y “Sr. y Sra. Smith”, logra que veamos a Cruise de forma completamente opuesta. En lugar de ser el héroe intocable que hace todo bien (capaz de saltar edificios sin dobles), Cruise se convierte en un hombre que muestra sus defectos, (incluso podemos verlo sin un diente en una escena).

Universal Pictures

Con esta película, el actor refresca su estoica carrera de los últimos años, casi destruída por su participación en la desastrosa última película en la que participó (ni siquiera vale la pena nombrarla otra vez). Así como en “Ojos bien cerrados”, “Vainilla Sky” y “Magnolia”, en “Barry Seal” el ex galán se ve más relajado, menos robótico y demuestra que tiene un lado más humano detrás de esa confianza extrema. 

Universal Pictures

Pero no le podemos dar todo el crédito a Cruise por esta revitalización, ya que mucho le debe al guionista Gary Spinelli, que supo tomar a un interesante personaje de la vida real, completándolo con un humor mordaz y con situaciones problemáticas que obligaron al actor a borrar su sonrisa de comercial de pasta de dientes y a demostrar preocupación genuina.

Universal Pictures

Sin embargo, no todo puede ser perfecto en el mundo de Cruise (como bien lo sabemos). La de Doug Liman es una historia de la vida real, contada desde la ironía que en un inicio tiene un ritmo rápido ayudado por la música y las cámaras a ratos instables. Ritmo que la hace entretenida y dinámica en su primera hora, pero que se va desomoronándo cuando el personaje principal se empieza a meter en problemas e intenta explicarlos a través de videos de VHS (en serio, no).

Universal Pictures

Por otra parte, Domhall Gleeson como el agente de la CIA y Sarah Wright como la esposa de Barry, son parte de un elenco que no se nota casi nada al lado de Cruise, lo que nos  hace pensar que esta cinta está más enfocada en darle un vuelco a la carrera del actor que en ser una película completa. 

Universal Pictures

“Barry Seal: Sólo en América” es una mezcla entre “Top Gun” y “Blow”,  menos estilosa que la de Maverick y mucho menos dinámica que la de Johnny Depp, que entretiene pero que no califica como una imperdible para conocer la historia de la humanidad.