Colaboración por Nathalia Montiel
Soy de esas personas que creen que todo pasa por algo, y ese algo siempre dará un resultado mejor. Amante de las aventuras, del deporte, de mi familia. Amante del amor y enamorada de la vida.

El tiempo me acostumbrará a sentir menos amor, o quizás no lo haga nunca…

Dicen que el tiempo lo cura todo, pero no. Dicen que hay situaciones que te dejan cicatrices y que el tiempo las curará, pero aún se pueden ver, aún flotan en la superficie de mi piel. El tiempo no cura nada, sólo te acostumbra a la idea de que algo está cambiando y que debes aceptarlo.

Estoy agradecida del mundo porque entraste en mi vida y te quedaste ahí por un tiempo. Dicen que todas las personas llegan a nuestra vida son por algo, yo digo que son por 3 motivos; por una razón, por una estación o por la vida entera. Sea cual sea el motivo que te hizo llegar a mí, estoy contenta de que sucediera, porque me hizo en poco tiempo la mujer más feliz. Conocí una “yo” que antes no se mostraba, una sin máscaras, conocí eso de demostrar cómo uno se siente y quizás exageré con ello y me disculpo por entregarte una carga que no te correspondía al 100%.

Conocí decir la verdad ante todo, conocí no esperar ni exigir más de lo estás dispuesto a entregar. Así te conocí, y así te quise. Ese chico que se ponía feliz por superar sus marcas entrenando, el mismo que decía bromas crueles y hacía que sonaran chistosas, al menos para mí lo eran. El mismo chico que no quería postres y luego se comía la mitad del mío. El mismo chico con el que me gustaba despertar y sentir su aroma natural, ese calor que sólo estando a mi lado me hacía sentir protegida y querida.

Lamento haber tenido sentimientos por ti tan rápidamente, nunca fue mi intención obligarte ni presionarte a sentir algo más por mí, eso se dio de a poco en nuestra relación y así mismo es que el tiempo me acostumbrará a sentir menos amor, o quizás no lo haga nunca…

Lamento no haber podido sobrellevar mis emociones y con ello entorpecer nuestra relación. De seguro si hubiese actuado diferente y hubiese podido controlar mis frustraciones, la historia sería distinta. Pero no soy de esa gente que piensa en el “qué hubiese pasado si…”, estoy asumiendo que la situación entre nosotros cambió y que la vida después de ti me hizo dar cuenta todo lo que aprendí contigo y todo lo bueno que tenía a mi lado.

Por todo eso te doy las gracias, infinitas gracias por acogerme, protegerme, abrazarme, besarme, regañarme y hacer dar todo de mí por ti.