Colaboración por Mónica García
Soy abogada y creo fielmente en los milagros diarios. Vivo mi propio cuento de hadas, con piratas y monstruos también, pero cuento al fin y al cabo.

Cambiar eso de que «todos los hombres son iguales» es bastante más fácil de lo que creemos. Y no, no todos son iguales. 

Iré al grano. Si un hombre hace algo para rebajarnos, solamente nosotras tenemos las armas para eliminarlo y sacarlo de nuestras vidas así mismo como lo ingresamos. Como dijo una buena amiga: “así de fácil te quise, así de fácil te olvido”, y debería ser así, pero siempre accedemos a segundas oportunidades y a ese típico «es que lo amo». Pero déjenme decirles que el amor nunca es suficiente, el amor va más allá de un encuentro casual, de una relación “estable”, de unos ratos familiares, el amor está mucho más allá de lo que nosotras podemos ver cuando nos encontramos en el trance del enamoramiento, porque para mí en un trance te ciegas, te atas, te paralizas, pero ojo, eso lo haces tú sola, nadie te tiene ahí.

Captura-de-pantalla-2015-08-27-a-las-12.58.31

@franyelis_colina243

Y es que para dejar de lado esa frase tan usada que dice más o menos así: “todos son iguales”, trataré de relatar de la manera más apegada cómo fue algo que escuché alguna vez; Para que todos dejen de ser iguales, tú deja de tratar igual a todas tus parejas, deja de hacer lo mismo. Si un método no te funciona cámbialo, entendiendo claro que todos somos diferentes, cada persona es un mundo, por eso no puedes tratar igual a todas tus parejas porque si no pensarás que todos son iguales una vez más. 

El punto es encontrar, no buscar. El camino es muy largo o demasiado corto para permitir vivirlo tan mal y desperdiciarlo con boberías que solo acaban desgastándonos y dejándonos descalzos caminando por un sendero lleno de piedras y espinas que nosotros mismas elegimos. 

No dudo que en algún momento de tu existencia, tu esencia, tu belleza, tu personalidad, tu alma y todo lo que te hace ser MUJER asombrará y encantará a un hombre que te valorará por lo que eres y jamás por lo que tienes, y entonces descubrirás lo que hay más allá del amor, o tendrás tu propia definición del mismo que eso sería genial.

Captura-de-pantalla-2015-08-27-a-las-12.58.42

@angysele

Para mí en lo personal, el amor es una conjunción de emociones, me encanta sentir ese placer, me encanta observarlo minuciosamente y encontrar en cada poro y en cada parte de su cuerpo algo que me vuelva loca todos los días de mi vida, renovarme junto con él para no hacer una rutina nuestra aventura, yo no busco, yo encuentro, y cabe señalar que me considero una persona bastante inestable y emocionalmente extraña, me gusta más demostrar que amo a alguien que decírselo, me gusta más sonreírle una vez con sinceridad que millones de veces solo por quedar bien, y cuando he amado lo he hecho intensamente y sin arrepentirme. Sería ilógico hacerlo después de que ese ser me hizo sentir cosas hermosas, y volveré a citar a esa buena amiga: «será un idiota, pero deja de serlo en el momento en el que alguien como tú se fijó en él»porque es verdad, si él es un idiota tú también lo eres por enamorarte de alguien así. Es sencillo mujeres, no compliquemos las cosas, así que levantémoslos un poco y de paso a nosotras mismas diciendo «ese tipo es un rey porque una reina como yo se fijó en él» (él es por ti, no tú por el, jaja obvio ¿no?)

Captura-de-pantalla-2015-08-27-a-las-12.58.21

@forever_lowe

Aunque, obviamente te vas a topar con gatitos disfrazados de tigres y viceversa, el león nunca es como lo pintan y ellos nunca dejarán de ser hombres. Así que, no intentemos entenderlos, dejemos que todo fluya. No los sofoques, suéltalos y ellos solos vendrán a buscarte. No los asustes, acompáñalos. Los hombres le temen a las mujeres de carácter fuerte y claro que es temor, no pueden con eso, no pueden con la idea de que una mujer pueda tener la suficiente inteligencia tanto emocional como mental para tenerlos a sus pies sin que ellos mismos sepan que están hincados.

Inteligencia ante todo, recuérdalo. Y para rematar recuerda que aunque digan lo que digan, la gallina siempre ha sido la de los huevos, ¿o no?