Colaboración por Raquel Valeriano
No estoy diciendo que será fácil, pero valdrá la pena. Sin condiciones

A pesar de no decir muchas palabras de amor, te lo demuestro cada día, de diferentes formas.

Hace tanto tiempo que no escuchas decir lo que mi corazón grita, porque mis labios no se han atrevido a pronunciar ni una sola palabra; pues con el tiempo aprendí a guardar esos sentimientos ya que en algún momento de nuestra historia fuiste tú quien no quiso escucharlos. Sé que sabes lo que siento, sé que al mirarte a los ojos puedes ver la alegría que me da tenerte cerca de mí, sé que al besarte todos esos sentimientos puedo compartirlos contigo. Y a pesar de no decir muchas palabras de amor, te lo demuestro cada día, de diferentes formas.

Discúlpame por no decirte que te extraño aun cuando acabas de marcharte, o por no decirte que me hace tan feliz verte después de varios días de ausencia.

Discúlpame por no decirte todas las veces que pienso en ti, los momentos en que he necesitado un abrazo tuyo y las noches que te he encontrado en mis sueños.

Discúlpame por no decirte que eres lo mejor que me ha pasado y que agradezco cada día a tu lado, todo lo bueno y hasta lo malo porque de eso se aprende.

Discúlpame por no decirte que no me arrepiento de todo lo que te he dado, de lo que hemos vivido ni de lo que hemos compartido en todo este tiempo.

Discúlpame por no hacerte promesas amor ni decirte que lo único que yo quiero contigo es tener una historia de amor sin final.

Discúlpame amor mío, te aseguro que esto no significa que el amor se haya terminado, todo sigue aquí, tan dentro de mí… Es sólo que a veces, a veces es difícil expresarlo con palabras.