Colaboración por Don Gato
Odia todo y a todos. Vive para exigirle mimos a su dueño y para ver películas o series. Hace críticas y se cree mejor que cualquiera.

¿Espíritus, un acosador o el difícil proceso de duelo? Las miles de aristas dentro de la cinta no podrían ser más confusas.

Dos mellizos. Uno hombre, la otra mujer. Ambos médium. Él, muere a causa de una enfermedad. Ella, espera una señal del más allá para poder cerrar el capítulo. Suena interesante, ¿no? Esta es la premisa de “Personal Shopper”, el filme ganador de Mejor Director en Cannes de 2016, protagonizado por Kristen Stewart, quien interpreta a la hermana de la historia. Sin embargo, a medida que avanza la película, se esfuma esta llamativa trama y se da paso a un relato demasiado extravagante para el ojo humano (o gatuno en su defecto).

Arte France Cinéma

Por una parte, la cinta intenta exhibir la disconformidad de esta joven con su trabajo (una compradora de ropa personal), que se transforma en una rutina aburrida y que prácticamente realiza de memoria. Esto a medida que se intensifica su vicio por tener noticias del hermano. ¿Estás entendiendo? Tranquilo, así es toda la película.

Esta premisa podría haber sido interesante, por que intenta exponer una situación de duelo que gran parte de los mortales experimenta en su vida, pero su director Olivier Assayas lo arruina por completo.

Lo que podría haber resultado atrayente, se evapora por completo al introducir una segunda línea narrativa al filme. El aborrecimiento por la vida y el trabajo generan que esta joven sienta la tentación de conversar con un completo extraño que intenta sacarla de su zona de confort mediante mensajes de texto. Nuevamente pensamos que podría ser algo entretenido de mirar, como una experiencia sobrenatural, pero termina siendo una nueva arista a la trama (como si ya no hubiesen suficientes) que culmina con la protagonista metida en problemas con la ley. 

Arte France Cinéma

Sin embargo, la protagonista sí percibe la presencia de espíritus malignos que no tienen relación con su hermano, pero son escenas aisladas e igual de malas que las expectativas que le teníamos a la cinta.

Hay que admitir, sí, que por el contenido de suspenso que tiene la producción, nos asustamos muchas veces, casi cerrando los ojos pero ese hilo conductor de miedo y terror (o siquiera de una trama común y corriente) de “Personal Shopper” se pierde tras la primera media hora de cinta. Lo que en un comienzo creímos se trataría de un viaje de espiritismo familiar, pasa a transformarse en una peligrosa relación con un extraño mediante el celular y, a veces, en una película de terror. ¿Qué? ¿cómo? Créeme que estoy igual de confundido.

Arte France Cinéma

Si el objetivo de este director era entretenernos, lo logró durante buena parte de la narración porque estamos intentando comprender qué diablos estamos viendo. Pero en términos de contenido, es como ver dos películas distintas dentro de una. La confusión está presente durante los 105 minutos y la verdad, es que nunca se aclara.