Colaboración por Michelle Medina
Escritora, bloguera mexicana de 27 años. Facebook

Quiero irme ahora que no hemos llegado a los malos días, me voy a tiempo para recordarnos como una fantástica historia.

Escribí muchas veces de ti, del amor incalculable que te tengo y de la historia que construimos juntos, pocas veces te escribí a ti, pero quiero hacerlo antes de que sea tarde, antes de que las discusiones y las dudas nos quiebren el respeto, la sonrisa o el corazón. Quiero escribirte antes de que el dolor nos nuble la vista y el habla, antes de que la cordura tome un descanso y solo se tengan cosas malas por escribir.

¡Quiero escribirte ahora y quiero escribir, Gracias!

Por todas las cosas que me enseñaste y todas las otras que aprendimos juntos.

Gracias por dedicarme horas y horas de tu vida, por siempre tener ganas de escuchar los disparates que tenía para decir, por la paciencia infinita ante mis ganas aparentes de querer joderlo todo.

Me estoy yendo con la maleta llena de aprendizaje, dejo contigo los sueños que nos hubieran faltado por cumplir. Quiero dejarlos aquí, donde pertenecen y pedirte que hagas lo mismo. Ya más adelante tú y yo cada uno por su lado del camino creará nuevas metas y nuevos anhelos; y espero con todo el amor que te tengo que los cumplas todos, que consigas el éxito, el amor, la tranquilidad y plenitud en tu vida.

Yo llevo en la maleta el beso robado que nos hizo estar juntos, la canción que nos recuerda el día que te elegí, con envoltura especial me llevo la primera vez que viajamos juntos, acomodado junto al beso están los cumpleaños que me celebraste. He guardado también en una cajita especial todas las carcajadas que provocaste y con etiqueta de frágil la primera vez que hicimos el amor.

Quiero irme ahora que no hemos llegado a los malos días, me voy a tiempo para recordarnos como una fantástica historia. Estoy tomando todo lo bueno que me ofreciste y lo llevo conmigo ahora que aún es tiempo.

Gracias por alentarme a hacer cosas que tal vez nunca hubiera hecho sola, por quitarme el miedo o más importante aún por las veces que lo tuvimos juntos.

Gracias por el amor irrazonable que construimos juntos, por hacerlo tan fuerte, tan honesto e incomparable, como para que sea este mismo Amor el que nos deje ver que despedirnos a tiempo es la muestra más grande de él.

¡Gracias por todo y por tanto!