Colaboración por Josefa Valenzuela
Llena de alegría y con intención de inspirar.

Pensé que tenía la batalla perdida, pero todos tenemos un talento oculto que debemos explotar para ser felices

No dejaré que la vergüenza me impida realizar sueños, quizás significativos sólo para mí o para muchos.

Y bueno… me daba vergüenza compartir con otros todo lo que he escrito este año, compartir temas mucho más profundos de lo común, que no a todos les acomoda o llama la atención para hablar, y más aún si los compartía bajo mi nombre.

Aunque haya gustos para todo, me di cuenta de que esto es lo que a mí me mueve, lo que me motiva, lo que me llena, lo que me gusta hacer, y que no tiene porqué haber algo o alguien más que me impida hacerlo.

Captura-de-pantalla-2015-10-27-a-las-18.11.54
@fuckingflawless

Me siento más que feliz, porque por fin pude encontrar algo que llevaba buscando muchísimo tiempo: un talento, una pasión.

Muchos viven teniendo una pasión sin saberlo, otros viven teniendo una y vibrando con ella; algunos viven sin tener una y no los inmuta, otros viven sin tener una, pero los inquieta y hasta los hace sentir poco interesantes por no tener algún talento, algo en lo que destacar. Así es como me sentía yo.

large-2
@carlaremedios20

Todo el tiempo observaba a las personas que tenían talentos, que notabas a primera vista cómo vibraban con lo que hacían. Ansiaba poder estar así, pero me sentía frustrada, porque sentía que buscaba y buscaba pero nunca encontraba algo en lo que dijeran: “ella realmente ama lo que hace”, “se nota que es buena y que le gusta”, “se ve radiante y como si estuviera en otro mundo”, etc. Además de eso, me daba vergüenza explorar en nuevos ámbitos en que veía personas que ya eran increíblemente buenas en eso. Me daba miedo la sensación de equivocarme todo el tiempo y de no poder hacer nada bien.

Llegó un momento en el que me rendí, dejé de buscar y claramente no pude encontrar ese algo que tanto quería en mi vida por un buen tiempo.

Captura-de-pantalla-2015-10-27-a-las-18.11.43
@alu_villa

Sin embargo cuando dejé de buscar y dedicar el tiempo libre a hacer lo que sea que tuviera ganas de hacer, fue cuando pude empezar a conocerme y encontrar todo lo que realmente amo hacer.

Por eso, lejos lo más importante, lo que nunca debes dejar de hacer es continuar descubriéndote. Conocerte mejor que nadie es imprescindible para llegar a donde sea que tú quieras. Buscar eso que te hace vibrar y desconectarte del mundo; ese espacio en el que estás tú y nadie más, donde nadie puede juzgarte; ese espacio donde permites equivocarte y disfrutar sin tener en cuenta el paso del tiempo. Y recuerda, parte de buscar un talento o una pasión, es aprender a desarrollarla, o sea equivocarte todo el tiempo.

No dejes pasar cualquier oportunidad para encontrar eso que te hace amar la vida.