Las relaciones son algo pasajero, pero el amor genuino, sin ataduras físicas, es algo que pocos encuentran.

¿Acerca de ser virgen a los 18? Bueno, sé que 18 suena como un número muy pequeño, pero seamos sinceros, la mayoría de los niños de 15 años son más expertos de lo que parece.

Perdemos la virginidad por diversas razones, podría ser por decisión propia, por “accidente”, sin nuestro consentimiento, pero otras veces simplemente para encajar; porque pensamos que es parte de la juventud.

Alguien me preguntó: ¿como sabrás si esa persona te satisfará cuando se casen, si nunca habrán tenido sexo antes?”. Mi respuesta a esta pregunta es simple: “si tienes relaciones con una sola persona, será el único tipo de sexo que conoces, y por este motivo será suficiente”.

Seamos sinceros, el sexo es lo único que le agrega un poco de magia al matrimonio. Ok, los hijos son hermosos, pero son difíciles de criar, el amor es bonito pero el sentimiento en algún momento empieza a morir, tenemos que regar y cultivar el amor, no viene solo.

¿Recuerdas tu primera vez en una montaña rusa? Quienes aman las montañas rusas saben de qué sensación les estoy hablando. Bueno es obvio que sólo sentimos eso la primera vez, todas las demás veces son igual a partir de la segunda vez, sabes que será sensacional, pero ese miedo, esa intriga, ese primer susto, el superar lo que parecía insuperable es algo que no se puede repetir. Lo mismo pasa en el amor. Cuando conoces a alguien las mariposas provocadas por hormonas están hasta el tope, creemos que cada persona que se nos cruza es el verdadero amor, no pasa mucho tiempo cuando caemos de la nube y nos estrellamos contra el suelo. ¿Se identifican? Bueno, esto explica que tengamos múltiples relaciones antes de casarnos, todas ellas parecen ser la relación indicada en su momento, más nunca podemos estar 100% seguros.

El amor es una montaña rusa, nuestras almas están en busca constante de otra alma a la cual amar. ¿Nos dejaremos desgastar por cualquier alma?, ¿daremos lugar a gente de la cual no podemos tener certeza de que permanecerán en nuestras vidas, de tener acceso a nuestra intimidad y entrar a nuestra alma? Por un momento imagina que es el día de tu boda, digamos que tú eres virgen, pero sabes que tu pareja no lo es. ¿Crees que el que se hubiera mantenido virgen hubiera hecho ese momento más especial?, ¿te daría igual si tu pareja hubiera estado con varias personas, cuando ella/él es la única persona con la que tu has estado? Nunca sabemos qué nos espera al final del camino… ¿Por qué dar una regalo tan grande y emocionante a cualquier ser humano? ¿Por que degradar el valor de hacer el amor? Cuando entregamos nuestro cuerpo, nos acostumbramos a ello y deja de ser tan interesante o importante aunque nos siga satisfaciendo. Se vuelve algo común.

Déjenme hablarles un poco de mí. Estoy a punto de cumplir 19, me siento orgullosa de decir que conservo mi virginidad, mis amigos más cercanos saben que digo la verdad, mientras que a otros les cuesta creer este hecho… No porque sea una loca desenfrenada, de hecho soy una persona tranquila; sino más bien, por el hecho de que tengo una relación que lleva poco más de 4 años. Y cuando le digo a alguien que mi novio es virgen, su reacción es como: “Uf, pobrecilla, eso cree”. No lo creo, tengo la certeza de que es así. ¿Por qué? Porque simplemente tomamos la decisión de esperar, y yo conozco a la persona que amo, y es por eso que la amo, tenemos metas mayores juntos, y créanme que es hermoso tener una relación con una base tan pura, tan genuina.

No tienes duda de la que persona te ama y te amará por quien eres y nada más, ¡justo como tú la amas! No hay preocupaciones de intermedio, no estamos amarrados el uno al otro, no necesitamos tener contacto sexual para hacer saber al otro que lo amamos, un simple te quiero, un beso es suficiente, y pareciera que el amor nunca acaba, que puedes descubrir su alma lentamente, se siente como si esa persona diera todo y nunca pudiera terminar de darte amor, como si tuvieras tanto que vivir, esa sensación de la montaña rusa, la pregunta, la incertidumbre, las mariposas como en el primer beso, todo eso sigue allí. Nunca se acaba esa sensación bellísima de un amor inocente. Lo digo con toda sinceridad. Funda runa relación de amor sin ataduras físicas es la mejor decisión que puedes tomar.

Las relaciones son algo pasajero, pero el amor genuino es algo que pocos encuentran, algo que todos desean; pero nadie está dispuesto a pagar el sacrificio.