La felicidad está en cada detalle de tu vida, y todavía no lo sabes.

Muchas veces nos cuestionamos, nos deprimimos, perdemos tiempo pensando en cómo ser felices, y hasta dudamos de si algún día lograremos llegar a tan soñada felicidad.

Y todo esto porque no logramos comprender su verdadero significado. Porque vivimos comparándonos con otras personas, porque vivimos comparando las cosas materiales que tenemos con las que otras personas “exitosas” tienen, porque buscamos estas cosas materiales para tratar de encajar en los “estándares” que dice la sociedad que son necesarios para ser felices, pero, ¿para qué quieres un Lamborghini si sólo te servirá para llorar en él?

Tampoco logramos ser felices cuando dejamos que la opinión, sueños, expectativas y deseos de otras personas influyan en nuestras decisiones. Puede tratarse de personas que nos quieren mucho y que buscan lo mejor para nosotros pero ellos no están en tu mente, en tu corazón, ellos no saben lo que realmente te hará feliz, por lo que hay que poner limites y dar más importancia a lo que tú piensas y lo que sientes te hace feliz.

No esperes hacer algo muy grande para valorarte, ponte feliz con cada pequeño logro que cumplas. Las cosas grandes ya llegarán pero por ahora disfruta el camino, ahí radica la felicidad.

Por último disfruta cada segundo de tu vida, una vida que va a estar llena de sucesos positivos y negativos. Y es que esos sucesos negativos también son necesarios para ser feliz, no existe rosa sin espinas. Siempre busca el lado positivo a todo lo malo que te suceda, después de todo de lo malo se aprende y así lograrás ser más fuerte y feliz.

¡Ser feliz sólo depende de ti! No te sientes a esperar que la felicidad llegue, sal de tus cuatro paredes, sal de tu zona de confort, anda y haz lo que te hace FELIZ.