Colaboración por Josefa Valenzuela
Llena de alegría y con intención de inspirar.

Estamos viviendo sin sentir por miedo al qué dirán, y eso no está bien 

¿Alguna vez te has detenido a observar emocionalmente a las personas? ¿Las has mirado más allá de sus rasgos físicos? ¿Te has dado cuenta de que nuestra generación es cada vez más “superficial” o “miedosa” con respecto a las emociones?

Los “amigos”, las fiestas, las charlas cotidianas y monótonas, las relaciones poco profundas, la clásica respuesta a la pregunta ‘¿cómo estás?’ Es como si respondiéramos por inercia. Así tratamos siempre de esconder lo que sentimos con estas cosas que, a pesar de ser superficiales, no tienen por qué ser malas, son siempre necesarias. 

large-4

@valeria_diaz_schiaffino

Pero lo mejor no es quedarnos en esa primera y fría capa, ya que podemos terminar formando una coraza para protegernos emocionalmente, para que nadie más sepa cómo estamos realmente, para que nadie pueda hacernos daño.

large-2

@nnymphhh

Y es que todo lo que nos sucede en la vida nos hace cambiar, nos hace crecer, nos hace acentuar algunas cualidades y reprimir otras. Por eso creo que hoy es importante hablar de las emociones. Porque vale la pena vivir en conjunto con ellas; las emociones son genuinas, vivámoslas tal cual son, como sea que salgan, sin dejar que nos controlen. ¿Por qué vale la pena? Porque guardarlas en una cajita de cristal nos hace acumular cada vez más dolores, alegrías o penas, en resumen, todo eso que no compartes, no sirve de nada, sólo terminarás explotando algún día.

large

@nnymphhh

A la hora de poder expresar las emociones solemos no hacerlo por el ridículo miedo a cómo reaccionarán los “amigos”, por miedo a qué dirá la gente o por miedo a cómo nos terminarán “clasificando”. Siempre es miedo, pero entonces, ¿cómo el resto podrá conocernos de verdad? Por alguna razón experimentamos las emociones, las que siempre varían de persona a persona, y por eso, todas son legítimas; tus emociones son tan válidas como las de la persona que está frente a ti.

Captura-de-pantalla-2015-10-08-a-las-16.42.19

@nnymphhh

Vale la pena experimentar todas las emociones libremente. Quizás no a flor de piel, porque a veces nos pasan la cuenta, pero mantengámoslas vivas, dejémoslas salir, permitámonos ser sensibles. ¿Qué importa ser frágil, ser más sensible, ser más alegre o ser más retraído; qué importa si vives la experiencia de que alguien más te haga daño porque te involucraste emocionalmente con esa persona? No hay por qué vivir llorando, pero ser más sensible es una de las cualidades más lindas que alguien puede tener. Es lindo sentir, es genuino sentir, sentir nos hace humanos, nos permite sentir amor. Ser frágil no te hace menos persona, ni ser sensible te hace débil.

Sin embargo, si queremos reprimirlas, guardarlas, no compartirlas o lo que sea que no queramos hacer con ellas, ¿cómo pretendemos vivir?

Y si así no lo prefieres, te deseo mucha suerte… porque algún día pasan la cuenta.