Colaboración por Teresa Alvia
En la búsqueda de ayudar a sonreír a los que me rodean, aportando felicidad a sus días.

No eres la segunda opción de N-A-D-I-E.

Tú serás tu única y primera opción en tu vida. Recuerdo a esa chica que miraba asombrada a su alrededor cómo todo marchaba siempre bien. Donde lo único que anhelaba era encontrar esa felicidad que aparentemente se ve en las personas cogidas de la mano, en las personas en citas… Ella anhelaba llegar a ese momento donde muchos prometen alegrías, y “solo” buenas experiencias.

PERO el amor no funciona así. El amor funciona de dos personas. Como un conocido me dijo una vez: “1+1=1”. Es decir una pareja es igual a un pensamiento y un sentimiento que los une, que les hace decidir estar juntos, sonreír, llorar y crecer juntos.

¿Pero qué paso contigo? Te rompieron el corazón, te llenaste de lágrimas, de miedo, de dolor y odiaste el día en que anhelaste amar.

¿Recuerdas a esa chica llorando por él? ¿Recuerdas haberte odiado tanto por llorar sin parar, echándote la culpa y deseando que el dolor desapareciera de una vez por todas? ¿No crees ahora que ese dolor valió la pena para que seas la gran persona que eres hoy?

Deja de odiarte y comienza a amarte como deseas ser amada.

Ama ver en quien te has convertido, aun cuando solo deseabas llorar, escogiste ver la luz que irradias.

Ama cómo has secado tus lágrimas para dejar entrar la paz en tu corazón y sacar sonrisas de tu boca a montón.

Ama saber el gran valor que tienes.

Ama ver cómo entiendes y ves el amor (una experiencia que te costó, fue larga, pero llena de aprendizaje y muchos resultados positivos). 

Ama como ves con esperanza tu vida. 

Ámate por esa gran alma, corazón y mente que solo pocos tendrán la oportunidad de experimentar, vivir y amar. 

Sentiste dolor, pero mereces sentir la dicha que viene de todo lo que amas y te aman.

Eres más que una cara bonita, más que tu cuerpo y deseos de compañía. Eres y estás completa con tus hermosos sentimientos, con esa sonrisa sincera, esas palabras de aliento y esa paz que experimentan las personas cuando están cerca de ti.

Ánimos, eres mucho más que tu pasado, eres y serás mucho más de lo que te imaginas.

Levanta la cabeza, que te estás perdiendo lo hermoso que tienes… estás perdiendo la experiencia de conocerte.