Colaboración por Lorena Martin
Vivo en Barcelona y mis pasiones son el deporte y escribir. Escribir sobre todo un poco; sobre la vida, mis formas de ver el mundo, y sobre todo lo que podría ocurrir.

Después de una ruptura, suele quedarnos ese temor al abandono. 

Cuando se habla del proceso de duelo por una pérdida, inmediatamente la gente piensa en la muerte de un ser querido. La muerte es, sin duda alguna, uno de los misterios de la vida humana y una de las fuentes de dolor más grandes, porque conlleva una pérdida. Sin embargo, la pérdida de una pareja por una ruptura también es dolorosa, y ese dolor acarrea unas cuantas consecuencias. La primera que se nos viene a la mente es la tristeza y la angustia por la pérdida del ser amado. Es el principio del duelo. Este dura un tiempo, variable de una persona a otra, y tiene distintas fases que también son variables. Cuando el duelo llega a su fin, es cuando cobra protagonismo la omnipresente frase «lo he superado».

large-2

@unpetitoiseau

Pero, ¿el hecho de haberlo superado conlleva siempre estar listo de nuevo para embarcarnos en otra relación? Yo creo que no. Habrá casos que sí, por supuesto, pero estas líneas van dedicadas a los que no. Las razones que se me ocurren, por las que alguien puede haber superado a un ex pero no querer una relación, al menos a medio plazo, son estas:

En primer lugar, superar una pérdida significa exactamente eso, ni más ni menos. Superar algo es haber pasado página en tu cabeza, es haber dejado atrás todos los sentimientos negativos y aprender a vivir sin esa persona. Es, en definitiva, volver a sentirte bien contigo mismo, seguir con tu vida.

large-3

@unpetitsoiseau

Por otra parte, cuando alguien ha estado en una relación (sobretodo si esta ha sido larga), ha sufrido el dolor de una ruptura y además ha pasado por el correspondiente duelo, su mente y su cuerpo se han visto expuestos a una gran montaña rusa emocional. Esto sucede especialmente si la persona ha sido la parte dejada. Cuando todas estas emociones se estabilizan, sucede que viene un período de calma, el cual aprovechamos para centrarnos en nosotros mismos. Debido a esto, volver al nivel inicial que es enamorarse y soñar con empezar una relación, puede ser difícil si tenemos en cuenta toda la implicación emocional tras un desengaño.

large

@ju_jubas

Alguien que ha sido dejado en una relación, sabe perfectamente lo que es sentirse abandonado, triste y solo, porque lo ha experimentado de primera mano. Este hecho se acentúa aún más si la ruptura fue inesperada para el dejado. Y de esa experiencia, aunque sea de modo inconsciente, suele quedar un miedo al abandono, a que la persona que tanto amamos rompa el compromiso que un día nos juró. Por esta razón es que tras una ruptura, a veces, se rehuye el compromiso.

Por supuesto, lo expresado en estas líneas no es extrapolable a todo el mundo, sino que surge de la experiencia personal. A partir de la experiencia es cuando construimos nuestra visión del mundo, nuestras opiniones y también valores, que son el equipaje que llevamos para encontrar la felicidad. Lo más importante es que cada uno encuentre su propia manera de ser feliz, de acuerdo con ese equipaje y siempre intentando dañar al otro lo menos posible.