Colaboración por Yelena Obando
Amante de la escritura, la lectura y de lo más simple de la vida. Romántica bohemia por naturaleza, nacida en el Océano Pacífico Colombiano.

Siempre creí que el problema eras tú, pero soy en realidad yo la única culpable de no avanzar. 

Para olvidarte necesitaré tiempo, distancia, una porción de ‘es necesario’ y otra de ‘quiero hacerlo’. Olvidarte es tan duro que me está secando, olvidarte ha sido una tortura sin fin, siento que estoy secuestrada y que nunca llegará mi libertad.

Veo todo con absoluta claridad; me estoy destruyendo, estoy tan decidida a dejarte atrás pero no he podido. No sé cómo hacerlo y ni siquiera sé si quiero. Ni el tiempo, ni la distancia y menos mi voluntad ha logrado ayudarme.

Captura-de-pantalla-2015-08-19-a-las-12.36.47

@sandra_gajarova

Y es que creo que al final el problema soy yo. Pues soy yo la que no quiere olvidarte, la que guarda cada recuerdo e imagina que estás acostado a mi lado y que cuando camino me tomas de la mano y me sonríes. He enloquecido y mi locura tiene nombre propio: tú. El que me hacía creer que se podía dormir despierta y soñar a la vez. Tú mi suspiro, mi sueño, mi te amo, tú mi dulce y amargo, esa combinación que tanto me sigue fascinando, tú que te convertiste en mi necesidad.

large

@sandra_gajarova

Ahora sé que este fragmento de palabras es solo el resultado del dolor que siento. Ya no veo prueba de supervivencia y mi secuestrador que a mi parecer eres tú pero que en realidad soy yo, no me da la libertad.

Pasarán muchos años más para escapar de mí y poder por fin comprender que ya basta de retener recuerdos que solo me dañan que no me dejan continuar. Vivo un fracaso de vida y la culpable de todo soy yo, mi propia secuestradora.