Colaboración por Don Gato
Odia todo y a todos. Vive para exigirle mimos a su dueño y para ver películas o series. Hace críticas y se cree mejor que cualquiera.

Si no fuera por las actuaciones de Adam Sandler y Dustin Hoffman, no sería digna ni de Netflix.

Noah Baumbach se caracteriza por contar historias de familias disfuncionales. En “The Squid and the Whale” nos mostró cómo se relacionaban los miembros de una de ellas, mientras esta se desmoronaba y su resultado llamó la atención de más de una persona (incluyéndome).

Por eso en “The Meyerowitz Stories (New and Selected)”, recién estrenada en Netflix, el director se vuelve a enfocar en su tema favorito. Y si eso no era suficiente, la cinta se presentó en el Festival de Cannes de este año, lo que podría debería que es buena. Pero no.

Netflix

La cinta, una mezcla de “The Royal Tenenbaums” pero como si estuviera hecha por Woody Allen, cuenta la historia de una familia que se reúne en torno a la enfermedad del padre, (Dustin Hoffman), donde afloran todos los conflictos que involucran a su tercera esposa (Emma Thompson), una hippie que se la pasa de vacaciones, y a sus hijos, Daniel (Adam Sandler), Mathew (Ben Stiller) y Jean (Elizabeth Marvel).

Netflix

La cinta se divide en cuatro partes, las historia de Daniel, Mathew, Jean y todos. Harold, el padre, es un insensible escultor olvidado, que tiene una notoria preferencia por el hijo de su segundo matrimonio, Mathew. Daniel y Jean están resentidos por el hecho, sin embargo son ellos quienes se mantienen a su lado. Mathew, por su parte, se ha separado completamente de la familia mudándose a L.A. y cambiando radicalmente el arte por las finanzas.

Netflix

Como sabemos, Baumbach es un experto en mezclar dramas profundos con comedia, y aunque el sarcasmo y el humor de Dustin Hoffman se mantienen durante toda la cinta, a diferencia de otras películas del director (como “Frances Ha” y “Mientras somos jóvenes”), “The Meyorowitz” es sorprendentemente más dramática que las anteriores.

Netflix

La historia en sí no es precisamente compleja, en lugar de espectadores somos más bien espías mirando por una ventana cómo vive y funciona una familia que fue rota hace años atrás y que insiste en seguir intentándolo (tierno pero triste).

Netflix

Pero eso no es suficiente para hacerla una obra maestra. Primero, porque es aburridamente plana. Las situaciones que podrían causar gran emoción, como cuando uno de los personajes es llevado al hospital, no tienen el poder justo para evocar sentimientos fuertes.

Tampoco es una película emotiva. Porque, de alguna manera que de verdad no puedo concebir, retrata temas sensibles como roces familiares, complicadas relaciones padre e hijo, las enfermedades y los fracasos inevitables, sin provocarte ni una sola lágrima. Imposible pero cierto.

Netflix

Tampoco es una película satisfactoria, ya que la fotografía no destaca por nada en especial, no es impactante ni emocional ni visualmente. No es bonita y si no fuera por el humor sería hasta deprimente. Pero sí, gracias a Dios, fue salvada por sus actores.

Netflix

El elenco compuesto únicamente por estrellas, le dio a “The Meyerowitz” el peso que necesitaba para salir a floteStiller, mostró un lado más serio y parco, que ya ha demostrado anteriormente en filmes de Baumbach. Thompson, por su parte, entregó una notable actuación que recuerda a su papel en “Harry Potter”. La interpretación más esperada era la de Adam Sandler, que fue criticada positivamente después de la premier en Cannes.

Sí, Sandler se mostró versátil, dejó de ser el tontorrón medio tiernucho de siempre para hacer un papel que le demandó profundidad y emoción (le debe haber costado). Así como en “Embriagado de amor”, el actor tuvo la posibilidad de dejar el típico papel de payaso y  hacer una actuación real. Eligió un buen rol y tuvo buena dirección, pero en su forma de hablar, moverse, en sus gestos, sigue siendo el mismo Sandler de siempre. Aún le queda mucho trabajo por delante, pero agradecemos el esfuerzo.

Netflix

Quien realmente se merece halagos es Dustin Hoffman (imposible que no lo hubiese hecho bien, ya que lo idolatramos desde “El Graduado”), que hizo más entretenida cada escena en la que mezcló perfectamente su frialdad con el humor agudo.

Netflix

Quizás fue por su tedioso tercer acto, o porque a diferencia de otras de las películas de Baumbach, esta saca pocas sonrisas, pero “The Meyerowitz” no es nada destacable. Honestamente, para estos dramas está la vida misma y no porque estén caracterizados por rostros conocidos se hacen más soportables.

Esta cinta merece estar en Netflix, porque ir a verla a una sala de cine no vale la pena.