Así que vaya y desate el nudo de su garganta y grite al mundo que ama, que quiere y que espera.

El mundo ha generado que las personas pierdan la fe en otras, que el amor se haya desgastado, que ahora un “te amo” sea tan común como el lavarse los dientes todos los días y que sostener una mano sea como llevar un bolso. Hoy en día la gente camina por pedazos tratando de encajar con otros forzando a que las piezas se complementen, caminan al lado de personas que no los hacen felices, o siguen caminando solos por miedo a sufrir de nuevo o porque se empeñan en tocar cada día las heridas del pasado.

Hoy levanto una bandera roja, la levanto para que puedan ver que el amor todavía está ahí, todavía se pude encontrar. Sé que a veces es difícil de creer pero todavía hay personas que sueñan con encontrar con quien compartir sus vidas, sus tristezas, su felicidad, dejando de lado todas las dudas.

Todavía hay personas que están seguras de que si dicen “si” en algún momento a alguien es porque quieren estar con ella o él por todo el tiempo que se pueda sin miedos ni ataduras, que quieren jugárselas, luchar y hacerles ver que ya basta de sufrir por aquel que solo te muestra de vez en cuando un te quiero, que las caricias son escasas y las atenciones son únicamente cuando ven que estas a punto de irte.

Tienes que decirte basta de eso, mereces alguien que te mire como sino existiera nada mejor en la tierra, que tenga plena seguridad de que eres esa persona que tanto deseaba que llegara a su vida, que te de seguridad sentimental, con la que puedas reírte hasta que se te vaya la cabeza para atrás a las tres de la mañana por la historia de años atrás, con la que puedas soñar y redescubrir que todo se puede si se tiene positivismo. Que te demuestre que en los días grises hay arcoíris pequeños y que la oscuridad no es tan mala como parece. Que se miren a los ojos y puedan ver que realmente no necesitan nada más que tenerse el uno al otro, que no importa si de vez en cuando uno toma la derecha y el otro la izquierda pueden ir juntos. 

Es que todavía no entiendo por qué. Por qué estarías con alguien que no tiene las agallas de luchar por ti. Es muy cobarde de parte de alguien que dice amarte no luchar por ti, porque es cruel que el orgullo y las heridas del pasado sean más grandes que el privilegio de poder vivir un amor diferente, de disfrutar sentir y amar, porque es tan injusto que mientras unos no se pueden tener porque ya han partido o porque kilómetros los separan, otros que se tienen todos los días cada minuto no puedan disfrutar del mundo que crean con solo mirarse.

Cobardes todos aquellos que no aman por miedo a perder, que son tan ingenuos e ignorantes de creer que el amor es debilidad y que prefieren aferrarse a las heridas del pasado, sin poder descubrir la belleza de un nuevo amanecer, que tienen el orgullo como su mejor amigo y están resignados a destruir la capa de hielo en sus corazones. Muchos se hacen los duros y se callan lo que sienten, desperdician el amor como si nada. Pero no lo desperdiciemos, y si otros lo quieren así no dejemos que desperdicien el nuestro.

Quizá todo esto sea una locura pero yo creo en las personas, creo en los “te extraño”, en los “me haces falta” y “te quiero” inesperados, espontáneos, porque son los verdaderos, así que vaya y desate el nudo de su garganta y grite al mundo que ama, que quiere y que espera, que no importa si eres o no correspondido, dijiste lo que sentías y solo eso vale la pena, porque te recuerda que estás vivo, porque al fin de toda nuestra vida el amor solo se puede encontrar dándolo.