¡Hazlo tú mismo!

Los huertos siempre demandan tiempo. Si tenemos uno, nunca dejaremos de tener tareas que realizar, así como el mantenimiento de los bancales, la organización del resto de la finca, la preparación de los frutales para la primavera, o incluso podar los frutales. Aunque para esto último, tenemos que haber plantado un frutal primero, ¿no?

Tener algún frutal, es un complemento ideal para la huerta. Incluso si tenemos poco sitio siempre podremos poner uno o dos frutales que nos alegrarán en primavera y cuyos frutos difrutaremos en verano.

En esta ocasión se trata de un manzano, uno de los frutales más extendidos y adaptados que existen. Siempre y cuando se busquen variedades locales, lo cierto es que es uno de los frutales que podríamos decir que sirve para empezar.

Los manzanos resisten muy bien las bajas temperaturas del invierno y aunque son más de climas templados, existen variedades que se adaptan bien a otros climas. Sin embargo es aconsejable elegir un sitio soleado y protegido del viento, sobre todo en época de floración.

El manzano no es muy exigente en cuanto a suelo, pero debe estar bien drenado, como en la mayoría de los frutales. Eso sí, lo que no tolera mucho es la escasez de agua. El resto de información y como hacerlo se la dejo en el video.