Colaboración por Daniela Herrera
Amo, odio, escribo y leo. En otra vida creo que fui un gato. Besada por el Fuego

Me duele que las cosas no hayan salido como las pensamos, pero a la vez creo que el destino tiene algo un mejor preparado para ambos.

Te amé apasionadamente, como una loca de una película de comedia romántica, como una loca de amor. Y de verdad tenía mi vida planeada contigo. Me duele que las cosas no hayan salido como las pensamos, pero a la vez creo que el destino tiene algo un mejor preparado para ambos.

Eso no quiere decir que menosprecie el tiempo contigo. Créeme, a tu lado me sentía como la mujer más feliz del mundo y si tuviera la oportunidad de volver a vivir todo lo que vivimos, lo haría tal como fue. Aprendí, me divertí, y más que nada, me sentí querida y cuidada.

Sé que fallé en muchas cosas. Sé que no supe comprometerme y que incluso resulté difícil de querer y te hice sentir como que tú también lo eras. La realidad es que eres una persona maravillosa. Ambos lo somos. Y por más que ahora parezca que no fue así, yo te quise con toda el alma.

Y aún lo hago, jamás voy a olvidar las cosas que pasé contigo. Dicen que el primer amor nunca se olvida y tú fuiste el mío. Me resulta incomprensible la actitud que estás tomando y que quieras alejarme tanto de tu vida, pero sé que al final crecer se trata de cerrar etapas y tú y yo ya vivimos la nuestra. También sé que tú me amaste tanto como yo te amé a ti.

Te enamoraste de mí y eso es lo mejor que alguien ha hecho por mí. De verdad, jamás podré terminar de agradecerte todo lo que vivimos juntos. Te tengo mucho cariño, de ese que es para siempre, y todo lo que pasé a tu lado lo guardo junto a mis mejores recuerdos. Te deseo toda la felicidad del mundo, porque la mereces. Y siempre estaré aquí para ti porque te quiero sinceramente.

Siempre, como te lo prometí tantas veces antes.