Colaboración por Jazmín Gómez
Estudiante feliz, diferente a las demás y abierta al continuo aprendizaje.

Este día decido cerrar el ciclo que nunca empezó, pero que me ha hecho aprender… y crecer.

Ya casi darán los 3 años y la gente aún me pregunta si te superé. Realmente nuestra historia nunca existió, fue una mera historia de hadas sin concretarse: Me gustabas y la gente a tu alrededor decía que yo a ti, pero nunca hablamos, nada pasó, solamente nos observábamos desde lejos.

Siempre he intentado descifrar lo que sucedió. Algunas personas dicen que intentaste acercarte a mí, pero yo no te lo permití, otras que yo fui muy grosera contigo; otras que no existió un momento donde pudiéramos hablar, pero ¿Quién sabe realmente lo que sucedió? Tú, la única persona que no me ha querido dar una explicación lógica lo ocurrido.

Te conocí cuando compartíamos una clase. Vi algo en ti que me llamó la atención: cada clase, te sentabas con una persona diferente y le sacabas plática. Esa clase marcó un antes y después en mí ya que fue nuestro primer acercamiento, me preguntaste mi calificación (aunque yo no te haya escuchado porque estaba hablando con otra persona), sin querer te quite tu turno, te pedí disculpas por tomar tu turno. Eras el chico más amable que había conocido en el mundo.

Terminó primer semestre y ya no coincidimos clase; algunas veces nos veíamos en los pasillos, pero ni tú ni tus amigos me saludaban. Pero… ¿Por qué? Esa pregunta estuvo aterrándome por casi 2 años; las noches del primer año estuve todos los días tratando de buscar la respuesta que solamente tú la tenías. Intenté hablar contigo varias veces, pero realmente no se puede: La primera vez fuiste grosero, la segunda te grité porque lo merecías y la tercera nunca sucedió.

No tienes idea de lo que crecí gracias a ti, soy una persona totalmente diferente a la que entró a la universidad, pero ya van 3 años y realmente ya me cansé. Me cansé de tratar de adivinar lo que hice, de darte la importancia, de dejarte que pisotees mi autoestima y de no darme otra oportunidad en el amor por estar al pendiente de lo que tu pienso.

Este día decido cerrar el ciclo que nunca empezó, pero que me ha hecho a crecer y aprender demasiado.