Si aún sigues preguntándote si hiciste algo mal o si tienes algo «extraño», tienes que leer esto.

Siempre que conozco a un hombre sucede esto: salimos, nos conocemos, todo luce perfecto, él es tierno y atento, me hace sentir especial, hablamos hasta la madrugada y de pronto desaparece. Bueno, no es como que del todo desaparece, simplemente los mensajes lindos que enviaba por las mañanas dejan de llegar, los planes de vernos los fines de semana parecen ser más que una mentira bien planeada, pues cuando llega sábado él ya no está. Y me pregunto si se le olvido o si le surgió algún imprevisto, pero luego miro Facebook y me doy cuenta de que está pasándola bien, viendo el partido de fútbol, arreglando el auto, o en el peor de los escenarios en un restaurante con otra mujer.

Debo admitir que no soy fan de las redes sociales, y no paso viendo qué hace la otra persona con la que salgo, pero a veces siento que es tanto la hipocresía y falsedad de las personas que cada vez pierdo más la confianza.

Volviendo a mi problema con los hombres; cada que conozco a uno y sé que está interesado en mí trato de ser yo misma, la mujer relajada e independiente que sonríe, que se esfuerza por sus metas, que sale con sus amigos, que escucha, que saca el tiempo de donde no lo hay (mi vida es muy ajetreada) para esa persona, que se esmera por hacerlo sentir bien y al final es como si todo lo que hago y soy está mal.

Al pasar los días, en los cuales me siento triste y un poco decepcionada, me pregunto si de verdad tengo algo malo, me miro en el espejo y empiezo a buscar miles de defectos, cuando termino estoy peor de cuando comencé, ahora tengo más inseguridades que antes y ya la chica sonriente y segura, es la menos linda del grupo… Y no debería ser así.

Entonces me encuentro en un nuevo proceso, donde siento que tal vez no fui lo suficiente para esa persona, que tal vez hice algo que no le agradó y mientras tanto estoy acostada, con pensamientos nada positivos y en eso me doy cuenta, de que esa persona con la que compartí mi tiempo, no era lo suficiente para mí, en mi cabeza hago el recuento de las veces en las que salimos y pasamos el rato, y si miro detenidamente el vídeo, no he hecho nada. Lo que pasa es que el chico nunca mostró el interés que yo merecía, y está bien y no tiene nada de malo.

Este tipo de situaciones me han enseñado a que yo valgo mucho, no digo que él no lo valga, pero quiero ser egocéntrica y decir que mis sentimientos fueron reales, y de que soy una persona linda tanto interiormente como exteriormente. Una persona confiable y carismática, una persona que antes de que un hombre venga a llenarla con palabras lindas, puede decidir y decirse a sí misma palabras mil veces más bonitas y sinceras, porque si no lo hacemos así, nadie lo hará por nosotras.

Es por eso que quiero, a partir de hoy, pasar más tiempo conmigo y decirme todas esas cosas lindas que se escuchan en las películas, quiero salir a correr y sentirme bonita, quiero invitarme a salir y sí, a solas, porque no necesito de una persona para salir a comer o pasear.

Es necesario hacer todas esas cosas y pasarla bien, es importante amarse a una misma y dedicarse canciones de esas que sólo las parejas dedican, porque al final sino nos amamos a nosotras mismas, no sabremos distinguir un amor pasajero  de uno para siempre, porque una persona que de verdad nos quiera no va a desaparecer, al contrario va a estar ahí.

Y si aún sigues preguntándote si hiciste algo mal o si tienes algo, la respuesta es no. No tienes nada de malo y no hiciste nada, si esa persona no mostró el interés suficiente para estar contigo, pues habrá otro que sí lo hará; mientras tanto, cantemos canciones lindas y veamos las cosas desde otro punto de vista.

Eres bella. Eres fuerte. Eres tú.