Por Sole Ramírez
30 septiembre, 2016

Mientras más fácil sea acceder a algo, más posibilidades hay de que sea lo que elegimos.

Cuando decidimos mejorar nuestra alimentación y estilo de vida creemos que solo depende de nosotros, pero muchas veces hay factores externos que pueden hacernos este trabajo un poco más fácil si sabemos como controlarlos. La alimentación y la psicología van de la mano, y muchos estudios lo han demostrado. A veces solo necesitamos una pequeña ayuda para reducir nuestra ansiedad, y esa ayuda pueden ser pequeños cambios que influyen en nuestra conducta. En este caso, tenemos 11 cambios que pueden ayudarte a comer menos y así perder peso.

1. Mantén tu cocina limpia y despejada

Un estudio realizado en el 2016 indicó que “Si tu alrededor está fuera de control, te hace preguntarte a ti mismo por qué deberías tener el control” Y se postuló que el desorden puede producirnos ansiedad.


2. Excepto por la fruta, mantén fruta fresca en los mesones

Now I'm complete #bowloffruit

A photo posted by @lena_mary on

En el estudio Slim by Design realizado en 2015, se concluye que “Mientras más fácil es acceder a algo, más posible es que sea eso lo que eliges, en vez de buscar en otros compartimientos”


3. Ten un dispensador de agua si es posible, o ten siempre agua fría en la nevera

Been wanting this thing for a long time! #lemonadesvp #waterdispenser #mint #lemon #water

A photo posted by Caroline Rozon (@ndessentrics) on

Tenerlo siempre ahí te recordará que es hora de beber agua. Además evitará que consumas otros líquidos con calorías.


4. Mantén la comida chatarra escondida

En el mismo estudio del 2015 explican que el no tener algo a la vista reduce las posibilidades de consumirlo.


5. Organiza la nevera. Los productos frescos y naturales por delante y la comida procesada atrás

Fridge goals. Healthy fridge healthy body #fridgegoals #freshstart

A photo posted by Miss Mya And Mummy (@missmyaandmummy) on

Otra vez, mientras más fácil sea acceder a algo, más posibilidades hay de consumirlo. Ten siempre los productos naturales a la vista.


6. Invierte en platos de diferentes colores

Un estudio realizado el año 2012 indica que cuando la comida y el plato son de colores similares no asimilas la cantidad de comida que consumiste. En cambio, un plato que contrasta con los alimentos los hace más notorios.


7. Aprovecha para comprarlos más pequeños

Esto te ayudará a manejar tus porciones, y notar cuánto estas agregando. Un plato muy grande hace que las porciones luzcan más pequeñas.


8. Guarda esos bowls de gran tamaño para ocasiones especiales

Igual de importante, estos bowls muy grandes te incitan a agregar más comida de la que en realidad necesitas consumir. Elige los más pequeños o de tamaño intermedio.


9. Cuando comas, no mires TV, tu teléfono o laptop

Dentro de los muchos estudios que existen respecto a este punto, en el de American Journal of Clinical Nutrition 2013, las distracciones te hacen poner tu cabeza solo en eso, y no eres consiente de lo que estás comiendo. Eso te hace sentir que aún no comiste suficiente.


10. De hecho, hazlo en una mesa

Cuando conviertes el tiempo de alimentación en algo importante tu cuerpo se hace más consiente de lo que está ocurriendo, por lo mismo sabe cuando debe detenerse.


11. Pon música lenta mientras disfrutas tu comida

Já quero um igual! #tocadisco #vitrola #vintage

A photo posted by Anndreza Veríssimo (@anndreza) on

Un reciente estudio publicado en el diario Food Quality and Preference, explica que las personas deben oír como comen para asimilarlo mejor, y que la música suave y con un ritmo lento los ayudan a la concentración.

Parecen cambios simples. Hay que darles una oportunidad y ver qué pasa.