Por Nicole Lavanchy
6 junio, 2016

Una vez que los aprendas, tu bolsillo te lo agradecerá.

Hay muchas maneras de ahorrar; una de ellas es en la cocina. ¿Creías que no se podía? Pues estás muy equivocado. No se trata de comer mal o menos, sino de simplemente organizarse. Por la misma cantidad de dinero puedes comer mucho mejor, o, en esencia, ahorrar unos cuantos pesos que a fin de mes se agradecen, y no por ello dejar de disfrutar de la cocina.

Así que ya sabes, para nunca más botar frutas o verduras malas o productos vencidos, o por el contrario, ver que de repente te has quedado sin nada en el refrigerador, sigue estos simples consejos.

Puedes organizarte como quieras; semanalmente, cada dos semanas, o como se te plazca, la idea es que adaptes el plan a tu tiempo y necesidades.

¡Manos a la obra!

Antes de ir a hacer las compras…

SDFDSF 2
Pixabay/UPSOCL

Antes de hacer cualquier cosa, siéntate y planifica lo que comerás en la semana (o durante las próximas dos semanas, depende de con qué frecuencia quieras ir al supermercado y/o el espacio que tengas en tu cocina para almacenar las cosas).

Haz un menú para cada día, incluyendo los datos de todas las comidas y las personas que -probablemente- comerán en casa (si surge un imprevisto en la semana no es problema, esa comida puede congelarse). Teniendo en cuenta esto, te será mucho más fácil calcular y comprar lo justo y necesario, sin que sobre o falte.

Cuando cocines, procura usar todos los ingredientes que consideraste para aquella comida. Si sobran, tampoco es problema, en estos artículos te damos ideas para reutilizar todo lo sobrante.


dsffbfd 2
Pixabay/UPSOCL

Una vez que tengas tu menú listo, mira lo que tienes en el refrigerador y en la despensa. No vaya a ser que vuelvas a comprar el mismo producto que tienes almacenado hace tiempo, o, no compres algo porque creíste que lo tenías.

Además, no te olvides de fijarte en la fecha de vencimiento de las cosas.


SDFDVFD 2
Pixabay/UPSOCL

Si vas apurado al supermercado, aunque tengas una lista y te hayas dado el tiempo de hacer el menú, llevarás el primer producto que veas. Si vas con tiempo podrás no sólo estar atento a ofertas, sino que comparar precios y marcas.

También, y esto sólo lo tendrás que hacer una vez; haz una pequeña investigación de supermercados. Probablemente vayas al que tienes más cerca de tu casa, pero a veces es mejor ahorrar un poco de comodidad y “ganar” un poco de dinero. Revisa cuál es el que tiene la mejor relación precio-calidad, cuál saca mayores y mejores ofertas, cuál tiene los productos que buscas, etc.


XZC Z 2
Pixabay/UPSOCL

¿A qué me refiero con compras individuales? Pues que cuando esté la opción de comprar algún alimento por gramos o kilos, siempre es mejor hacerlo así. En el caso de los embutidos, frutas y verduras, por ejemplo, tienes la opción de comprar envasado o en malla, sin embargo en estas vienen cantidades determinadas que no siempre son las que más sirven, y además suelen ser más caras. Si compras por peso, llevarás solamente lo que necesitas y de seguro que a un mejor precio.

¿Qué te parecieron estos datos? ¿Tienes algún otro que quieras compartir con nosotros? ¡Cuéntanos!

Puede interesarte