Por Nicole Lavanchy
18 mayo, 2016

¡Mucho más rica y sana que la industrial!

La mermelada suele ser el ingrediente estrella de nuestras tostadas por la mañana y tarde, o la “guinda” de nuestras tortas, postres y yogures. Sin embargo, este delicioso “condimento”, en realidad puede usarse para muchísimo más. Para qué te preguntarás, pues bueno. Es ideal para ponerlo sobre el queso crema en un aperitivo y ofrecer una receta agridulce. También se puede mezclar con paté, quesos, jamón serrano, ensaladas, carnes y pescados y muchas otras cosas más. Además, es perfecta para aprovechar las frutas que se están echando a perder, cuando vas a la feria y compras grandes cajones o cuando recibes esos regalos de fruta en cantidades industriales que no sabes cómo te comerás.

Así que si te animas a preparar tu mermelada casera, aquí tienes algunos tips para que se convierta en la mejor que hayas hecho y probado jamás:

Tip 1: El momento ideal de preparación

El momento perfecto para preparar nuestras conservas caseras es cuando la fruta no está ni muy madura ni muy verde, es decir en su temporada. ¿Por qué? Porque así no aseguramos de que no haya pasado tiempo excesivo en cámaras y “sobreviviendo” de forma artificial con químicos, por ejemplo. Además, una fruta muy madura o muy verde puede darnos malos resultados.


Tip 2: Usar azúcar blanca

Tan importante como usar azúcar blanca es poner la cantidad adecuada en la receta. ¿Por qué? Porque usarla en la justa medida no aporta ni color ni sabor fuerte más que ese rico dulzor que necesitamos, y también evita que la fruta fermente. Pero si nos pasamos de la cuota se cristalizara. En tanto, si ponemos menos de lo debido, hay posibilidades de que nuestra mermelada se gelifique.


Tip 3: ¿Qué pasa si está muy líquida?

Si ves que tu mermelada se encuentra muy líquida, una de las razones puede ser que no este suficientemente cocida. Un buen método de arreglarla si es que sigue líquida después de más tiempo de cocción es agregarle zumo de limón o compota de manzana, y volver a cocer hasta que espese.


Tip 4: ¿Y muy espesa?

Si tu mermelada se está viendo muy espesa no te preocupes, añade un poco de zumo de limón o agua caliente, revuelve bien y ya estará.


Tip 5: Cómo conservarla

El cómo conservar nuestra mermelada casera es muy importante. ¿Por qué? Porque si la conservamos bien puede durarnos hasta un año, pero de lo contrario, aparecerán hongos. La mejor manera de hacerlo es en envases de vidrio esterilizados. Para eso debes hervirlos completos (con tapa) por 10 minutos en una olla con agua y luego secarlos. Una vez que pongas la mermelada en su interior los pondremos boca abajo por 24 horas para que se sellen al vacío.

¿Qué te pareció? ¿Tienes algún otro consejo que compartir con nosotros?

Puede interesarte